De lo invisible a lo opaco

Por: Yhamel Catacora

El censo de los Estados Unidos ha vertido la oficialidad de nuestras cifras, los hispanos, latinos o como guste llamarnos, somos la minoría más numerosa, la más propensa a convertirse en el centro de atención.

Estamos casi en los 39 millones de habitantes del país, lo que nos hace responsables de casi la mitad de su crecimiento; no cabe duda somos todo menos invisibles.

Gradualmente, la radio pública (NPR pos sus siglas en inglés)ha ido integrando reportajes que abarcan temas como la alianza de dos gigantes medios de comunicación hispanos, la inmigración ilegal, la importancia o la insignificancia del color de la piel, entre muchos otros.

Las ondas de NPR hacen eco, en inglés, de las voces o de los testimonios de aquellos inmigrantes hispanos que narran sus travesías o sus aventuras. Esas voces son las que dan a conocer a los escuchas de la radio pública, a una fracción no muy numerosa de la población de este país.

Pero el nuevo estatus que nos da nuestra voluminosa población, también nos pone en la tele y en la prensa escrita. El Washington Post, con sede en la capital, enfoca regularmente todo lo que tiende a cosquillear al gigante. "Nuevo Reporte indica que la raza divide a los hispanos", dictaba un reciente titular, que informaba al lector sobre un estudio realizado en New York, sobre las tendencias de nuestra comunidad en lo que se refiere al color de la piel y al estatus socioeconómico de cada persona.

El 10 por ciento de la población da mucho de que hablar. Y aunque a veces lo que leemos, escuchamos y vemos no sea ninguna novedad para nosotros, es impresionante el impacto que puede causar en alguien ajeno a nuestra comunidad.

Paradójicamente, nuestra realidad en los medios es diferente. Si vamos a sintonizar una de las cientos de radios en español es más probable que escuchemos sobre la última cirugía plástica de algún héroe juvenil, que de los 35 mil niños que son arrestados por cruzar ilícitamente la frontera.

Mientras los medios siguen pensando que lo "educativo no vende" se hace todo lo posible por llegar al hogar latino a través de atractivas propagandas en español. Ellos tienen el poder de cambiar nuestra realidad, pero prefieren pensar que nuestra comunidad no entiende, ni asimila la educación.

El entretenimiento es vital, todos lo necesitamos, pero tampoco hace daño tener otras alternativas, intentar ganar algo más que un pasivo y superficial gozo ante la tele, la radio o la prensa escrita.

Estamos creciendo pero continuamos tambaleándonos.

¿Es la sociedad el reflejo de los medios o son los medios el reflejo de la sociedad? Lo único claro es que el control remoto está en nuestras manos y de nosotros depende la elección.

Envíe sus comentarios a mail@webelpuente.com

columna de yhamel.