MITOS Y HECHOS SOBRE LOS BENEFICIOS DE SEGURO SOCIAL POR JUBILACIÓN

Por Bob Walsh • Promotor de Relaciones en el norte de Indiana

El Seguro Social es un programa que toca las vidas de casi todos en el país. Hay muchos mitos y mal entendidos sobre el programa, en parte por su tamaño y parte por su impacto nacional.

 

Mito: Mis beneficios de Seguro Social se basarán en mis últimos tres años de ganancias.

Hecho: Los beneficios de Seguro Social por jubilación se basan en sus ganancias vitalicias. Para calcular su beneficio, nosotros sumaremos los 35 años de ganancias más altos después de ajustar cada año debido a la inflación. Luego los dividiremos por 420 (el número de meses en 35 años) para llegar a un promedio de ganancia mensual ajustada debido a la inflación. Entonces aplicamos una fórmula que reemplaza un porcentaje de ese salario mensual con un beneficio de Seguro Social. Asumiendo que usted tiene un ingreso promedio, su beneficio de Seguro Social representaría alrededor de un 40 por ciento de sus ganancias antes de jubilarse.

 

Mito: Puedo recibir mis beneficios de jubilación reducidos a los 62 años y luego cambiar a beneficios de jubilación completos a la edad de jubilación completa.

Hecho: Una vez que usted escoja beneficios de jubilación a una edad temprana, por lo general vivirá con esa reducción para siempre. Su beneficio no aumenta cuando usted alcance su “edad de jubilación completa”. (Usted puede encontrar una tabla muy útil en nuestro sitio www.segurosocial.gov/espanol que le dirá cuál es su edad de jubilación completa). Usted debe decidir si financieramente puede vivir con un beneficio reducido por el resto de su vida o si será mejor esperar hasta su edad de jubilación completa para obtener una tasa más alta. Un representante de Seguro Social puede revisar los números con usted para que así pueda hacer una mejor decisión

 

Mito: Hay un límite de cuánto puede recibir una pareja casada.

Hecho: Con el Seguro Social no hay una “multa por matrimonio”. Cómo una regla general, nada impide que cada miembro de una pareja casada pueda recibir su propio beneficio de Seguro Social. Por ejemplo, si un esposo ha trabajado y logrado un cheque mensual de Seguro Social de $1,000, y si su esposa ha trabajado y logrado un cheque mensual de Seguro Social de $1,200, cada uno recibirá su beneficio completo para un total de $2,200 al mes en beneficios de Seguro Social.

 

Mito: Si solicito beneficios en mi propia cuenta, estaré siempre atada a ellos. Si mi esposo fallece, no podré cambiar a beneficios de viuda bajo su registro.

Hecho: Usted nunca está atada a un beneficio de Seguro Social. Una mujer que se vuelve viuda puede cambiar para recibir beneficios en el registro de su cónyuge si le es más ventajoso (Un viudo también puede hacer lo mismo).