En la edición anterior, su periódico amigo El Puente publicó el Himno Nacional mexicano, a petición de varios amigos y para beneplácito de todos los connacionales radicados en esta área. El artículo se complementa en esta ocasión con la historia del propio y hermoso Himno Nacional Mexicano.

Historia del Himno Nacional Mexicano

El 12 de noviembre de 1853, el gobierno mexicano convocó a un concurso para escribir la letra de un Himno a la Patria; de muchas composiciones presentadas, ganó el primer lugar, la escrita por el poeta mexicano, Francisco González Bocanegra, que nació en San Luis Potosí, el 8 de enero de 1824 y murió el 11 de abril de 1861 a los 37 años de edad.

Fue hijo de José María González Yánez, de origen español y de Francisca Bocanegra y Villalpando, nacida en un Real de pinos, Zacatecas. 

El 3 de febrero de 1854, se convocó a un concurso para escribir la música que armonizara con la letra que había compuesto el poeta Francisco González Bocanegra para integrar el Himno Nacional Mexicano. 

Obtuvo el primer lugar la composición presentada por el Músico Español, Jaime Nunó, que nació en San Juan de las Abadesas, provincia de Gerona, España, el 8 de septiembre de 1824 y murió a los 83 años de edad en Bay Side New Jersey, Estados Unidos de Norteamérica, el 18 de julio de 1908. 

El Himno Nacional se cantó por primera vez, el 16 de Septiembre 1854, en el Teatro “Antonio López de Santana” que más tarde se llamó Teatro Nacional, pronunciando el discurso oficial, el mismo poeta Francisco González Bocanegra y dirigiendo la Banda de Música, el músico Jaime Nunó. 

El pueblo mexicano, de pie, emocionado y con los ojos llenos de lágrimas, entono por primera vez las bellas estrofas de nuestro glorioso Himno Nacional, SIMBOLO DEL HONOR Y LA INDEPENDENCIA DE MEXICO. 

Los restos del poeta mexicano Francisco González Bocanegra y del músico español, Jaime Nuno, autores del Himno Nacional, descansan en la Rotonda de los Hombres Ilustres y su recuerdo vive y vivirá eternamente en el corazón del pueblo mexicano. 

MEXICANO: cuando escuches el Himno Nacional debes permanecer de pie, en posición de firme. Descubierta tu cabeza, en silencio y con todo el respeto que nos merece el canto sagrado a la patria.