Comience un programa de ejercicios adecuado

Seguramente lo ha pospuesto por mucho tiempo. Pero no hay mejor momento que hoy para comenzar a hacer ejercicios. No tenemos que decirle los méritos de la ejercitación, pero sí citaremos algunos: reduce el envejecimiento, mejora la salud y el bienestar, sin mencionar la apariencia física.

Pero antes de comenzar el programa, establezca ciertos puntos específicos que desea lograr, como objetivos a corto y largo plazo. Tal vez quiera rebajar 10 libras, prepararse para un maratón, o mejorar su salud. Esos objetivos mantendrán su motivación, y le permitirán evaluar sus progresos.

Cualquier plan para ponerse en forma debe incluir ejercicios aeróbicos. Los ejercicios aeróbicos consisten en actividades sostenidas y rítmicas que mejoran el funcionamiento del corazón y los pulmones. Lo mismo puede ser una caminata, un trote, montar bicicleta o subir escaleras. También puede practicar el esquí a campo traviesa, remo o natación, e incluso participar en actividades de grupo en un gimnasio o centro de ejercitación local. Matricúlese en una clase de spinning, yoga, artes marciales, natación, kickboxing o cualquier otro tipo de acción para estar en buena forma.

Estudios médicos recientes destacan la importancia de la ejercitación con pesas para la construcción de masa muscular y el mantenimiento de la salud ósea. Los músculos son responsables de más del 25 por ciento del uso de calorías, y el aumento del tejido muscular incrementa la cantidad de calorías que el organismo consume, incluso cuando está en reposo.

Probablemente lo pase por alto, pero el estiramiento es importante, pues incrementa el rendimiento, reduce los dolores, disminuye los riesgos de lesiones y dolores en la parte inferior de la espalda y mejora el equilibrio.

No se atormente pensando que es necesario asistir a un gimnasio para realizar una buena ejercitación. También puede ejercitar en casa. Busque un video que le guste, y tal vez pueda necesitar una alfombrilla, pesos de mano o una cuerda para saltar; o también puede invertir en una estera, bicicleta u otro equipo para ejercitar.

Por otra parte, si le gustan las actividades al aire libre, póngase en contacto con la naturaleza, independientemente de la estación del año. En el otoño puede caminar; en el invierno esquiar cuando baje la temperatura; en la primavera pasear junto a las flores, y en el verano, cuando las temperaturas asciendan, sumergirse en la piscina.

Ahora bien, cualquiera que sea la actividad que decida acometer, es importante empezar paso a paso. Si hace demasiado en poco tiempo, padecerá de dolores, fatiga, o se lesionará. Incremente gradualmente la duración y dificultad de su rutina de ejercicios, y en la medida que su cuerpo se acondicione, puede aumentar la duración e intensidad.

Un factor que amenaza a muchos amantes de la ejercitación es el aburrimiento. Por tanto, no puede perder la motivación. Para ello, le ofrecemos algunos consejos:

  • Busque a alguien con quien ejercitar. Camine acompañado, juegue tenis con un amigo, o vaya a patinar con los niños. Así, tendrá menos propensión a decaer y no ejercitar, ya que alguien esperará por usted.
  • Haga de la ejercitación una prioridad en su vida, programando ejercitaciones en su calendario o planificador de actividades.
  • Aléjese de la pesa. Los ejercicios tienen más que ver con la sensación de estar saludable que con rebajar de peso.
  • Use ropas cómodas y apropiadas para la ejercitación que ha elegido realizar. Si una nueva ropa de sudar y un par de zapatos deportivos le inspirarán aún más, ¡cómprelos!
  • Si ejercita solo, escuche música. Usted mismo puede hacer una selección especial de música para hacer ejercicios, o comprar una. Los ritmos alegres son los mejores para mantener el ánimo adecuado.
  • Lleve un registro de sus progresos. Use un calendario, un diario, o escríbalo en su computadora. De esa forma puede evaluarse periódicamente.