GRANDES LADRONES O TERRORISTAS FINANCIEROS

Por Antonio García Fuentes

Cada vez es más común enterarse del robo masivo de dinero que dirigentes sin escrúpulos, hacen en sus propios países y como después “airean” las cosas cuando ya no hay más remedio y al final nunca pasa nada. Esos bandidos y sus cómplices deberían ser juzgados y castigados severamente para evitar todos estos latrocinios.

Veamos: Un determinado banco de EE.UU. (“Rigss, la institución bancaria más venerable de Washington, el banco de los presidentes de Estados Unidos y otros”) y por cuanto se publica en prensa internacional (ABC 17-07-2004); se dedicaba al lavado de dinero “sucio” y al amparo de decenas de cuentas secretas de dictadores jubilados (Augusto Pinochet) y en activo (Teodoro Obiang: tirano de Guinea Ecuatorial).

El primero de ellos, tenía cuentas ocultas puesto que en el proceso que se le siguió, estando en Londres, judicialmente parece ser que se ordenó el bloqueo de todos sus bienes. El segundo, sencillamente, se lleva de su país todo el dinero que genera, e incluso y al parecer, lo que le dan para préstamos dedicados a procurar que sus “súbditos” puedan tener escuelas, hospitales, etc. Curiosamente ese pequeño país africano, es hoy uno de los más ricos del mundo, por cuanto sus yacimientos de petróleo lo permiten, pero de cuya riqueza, sus 500.000 habitantes, sólo recogen la contaminación y las corrupciones que genera un régimen tiránico cómo el del citado Obiang, “pero es claro que entre el tirano en las petroleras, amén de los consentimientos de los gobiernos cómplices, ese inmenso capital se pierde y es claro que no sólo se lo lleva Obiang... pues por lógica deducible, habrá muchos buitres que reciben una gran parte de todo este botín, que reitero es robado”. Si bien se ha nombrado una comisión o comité investigador estadounidense y han multado al banco, pero la solución total y lógica, que debiera ser confiscación de esos bienes robados y puestos a disposición de sus verdaderos dueños (un gobierno legal y democrático, elegido limpiamente)... eso no se hará. Se procura acallar el escándalo que surge, se tapa lo antes posible y luego todo sigue igual o peor.

¿Cuándo y de verdad se va a legislar de forma que se pueda actuar en esos antros denominados paraísos fiscales, como debiera serlo y con leyes de ámbito mundial para que nadie escape a sus latrocinios?

Un ejemplo son los palestinos contra los judíos, se ha dicho que el tan famoso “Arafat”, está lleno de corrupción y que sus ayudantes se quedan con el dinero que reciben para el mantenimiento de esas estructuras, mientras entrenan a niños de once años, a los que adoctrinan fanáticamente, para que sean terroristas de “Alá” y con ello, tener siempre “carne de cañón fresca y decidida”.

¡Hasta cuando... Dios mío!