Coliflores capeadas y rellenas de queso

  • Una coliflor mediana
  • Queso fresco, el necesario (aprox. 1/4 de kilo)
  • 8 papas medianas
  • 7 jitomates
  • 5 huevos
  • 5 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Cilantro al gusto
  • Sal
  • Aceite
  • Harina
     

Se lava la coliflor y se corta en pedazos medianos a manera de ramitas. Se pone a hervir con ajo y sal.

Es importante obtener el punto en que la coliflor está cocida y permanece firme.

En otro recipiente se cuecen las papas; ya cocidas se pelan y se cortan en dados pequeños.

Tomamos un pedazo de coliflor (rama) y lo partimos por la mitad (a lo largo) en medio colocamos una rebanada de queso y la unimos con un palillo.

Se espolvorea con harina, se baña con huevo batido “a punto de nieve” asegurándose que la coliflor quede completamente cubierta.

Se fríe en aceite bien caliente hasta que se dore el capeado. Después se escurre la grasa extra. Así hacemos todos los pedazos de coliflor.

Para el caldillo se hierven los jitomates, la cebolla, las zanahorias y el cilantro.

Se les quita casi toda el agua y se licúa. Esta mezcla se cuela y se sazona a fuego lento con aceite y sal.

Las coliflores se ponen en el caldo con los dados de papa.

Se puede servir acompañado con ensalada de lechuga, frijoles de la olla y tortillas.