Pulso Mexicano

Por Glenn Holland

Políticos activos en México gozan de fuero político. Si cometen un crimen, no pueden ser castigados. De hecho, hay varios senadores vinculados con el escándalo Pemexgate que siguen en libertad solo por tener este fuero especial.

El actual alcalde de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, no tiene tanta suerte. Legisladores votaron para su desafuero por su posible actuación en el caso El Encino, una propiedad que pasó de manos privadas a manos públicas con aparentes irregularidades.

El chiste es que AMLO, como lo conocen aquí, es el favorito para ganar las elecciones presidenciales en el 2006. Según una encuesta de Grupo Reforma, el 73% de la población aprueba de su gestión como jefe de gobierno capitalino. El 65% está en desacuerdo con el proceso de desafuero y casi la misma proporción cree que este proceso legal ha sido injusto. Este fin de semana, cerca de 40 mil personas marcharon por las calles de la capital en apoyo de AMLO.

* En Sinaloa el Consejo Estatal Electoral multó al PRI con 1 millón 212 mil pesos porque su candidato a la gubernatura empezó su campaña dos meses antes del plazo aceptado. El pasado fin de semana el Consejo redujo la multa en un 50%. O la manera en la cual se fijan las multas está mal o hubo una jugada política fuerte que arregló el asunto.

* Cuando el escándalo de Pemexgate se desató hace tres años, el entonces director de Pemex, Rogelio Montemayor, decidió tomar unas vacaciones prolongadas fuera del país. Un juez de Texas recientemente permitió la extradición a México del petrolero por peculado simple y uso indebido de funciones. Las autoridades mexicanas solo esperan su arribo para procesar el caso.

Durante las campañas presidenciales del 2000, más de mil millones de pesos fueron desviados de Pemex a las cuentas del PRI para apoyar su candidato. Los responsables siguen “intocables.”

* El título oficial de Javier Usabiaga es Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación. Uuuuuhhh!

* La Procuraduría General de la República tiene un cerebro que almacena casi cualquier detalle de los crímenes cometidos en la república tanto como los agentes, fiscales, peritos y miembros de la AFI (la versión mexicana de la FBI en EU). Es tan delicada esta información que solo hay 130 personas que tienen acceso a ella; y para pasar las medidas de seguridad tienen insertados en su piel un chip de identificación que se lee por una computadora.

* En varias ediciones he descrito como los ricos hoteleros de las costas mexicanas influyen en la publicación mensual que hace la Secretaría de Medio Ambiente sobre la baja calidad de las aguas en varias playas. Esto suele pasar durante tiempos vacacionales. En pleno verano, de más ingresos para los hoteleros, las publicaciones han dejado de actualizarse. En muchos lugares el último monitoreo fue en mayo, en varias playas más fue a principio de junio. Grupos ecológicos en Acapulco aseguran que varios de los hoteles allí siguen vertiendo sus aguas negras a la bahía debido a la falta de infraestructura que el gobierno no ha instalado. Pero los reportes más recientes disponibles califican el agua como limpia.

* Parece que las elecciones para gobernador en el estado de Oaxaca pueden ser anuladas. Hay un fuerte movimiento a favor del candidato Gabino Cué para impugnar los resultados que dieron la victoria al candidato del PRI. Una coalición está impugnando más del 20% de las casillas donde se han detectado irregularidades. Algunas casillas fueron llenadas con boletas marcadas por un solo candidato (del PRI) mientras otras tenían hasta dos veces más boletas que las que le fueron asignadas. También había instancias donde las casillas fueron instaladas en lugares no autorizados y otras que fueron vigiladas por personal no autorizado por el Instituto Federal Electoral. En un municipio el candidato del PRI prometió regalar una ambulancia si votaban por él. Había una frente las casillas el día de las elecciones.

Un tribunal tendrá hasta finales de septiembre para decidir que hacer con el caso.