A LA OPINION PUBLICA

Señor director del periódico El Puente: Aprovechando de la aceptación que tiene su diario entre la comunidad, puesto que en él se aboga por los derechos del inmigrante, le comento lo siguiente:

Quien escribe, coordina en el área el “seminario teológico latinoamericano” con sede en La Puente, California.

El mes pasado desarrollamos nuestro seminario bajo el tema “ Historia y cultura hispana en los Estados Unidos”

Los alumnos son pastores y líderes evangélicos hispanos del área del norte de Indiana

A manera de ejercicio mental les pedimos que escribieran una carta dirigida a un personaje imaginario, en la cual ellos expresaran la problemática de la comunidad hispana con la que ellos trabajan.

El resultado fue realmente desgarrador. Al leer esas cartas uno no puede creer que se esté hablando de una comunidad que vive en un país como los Estados Unidos, sino más bien en un lejano imperio gobernado por un tirano.

Las cartas están dirigidas al señor presidente, los mayores o cualquier persona que se pueda conmover de la tragedia de la hispanidad en este país.

Los temas que se tocan, se nota que no necesitaron pensarlos mucho puesto que son el pan nuestro de cada día; la salud, la educación, la identidad, los derechos laborales, la atención en las oficinas del gobierno, el derecho a una vivienda digna, la expedición de licencias de conducir, el sistema de retiro, la explotación por los patrones, los envíos de dinero, entre otros. Se puede ver entonces, que el indocumentado hispano en este país está totalmente desprotegido, lo cual no es algo nuevo puesto que por siglos esta ha sido su situación finalmente los citados documentos hacen una reflexión acerca de cómo debemos de tratar al huérfano, el extranjero y la viuda. Según la Biblia,

Deuteronomio 15:7-10 dice:

Cuando haya en medio de ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano contra tu hermano pobre, 8sino abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que necesite. 9guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra tí a Jehová, y se te contará por pecado. 10sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas.

La realidad de todo esto es que existe un pueblo de millones que está siendo terriblemente abusado, explotado, pisoteado en medio de una sociedad que parece no importarle lo que esté pasando ¿alguien podrá hacer algo? ¿los políticos? ¿los religiosos? ¿Dios? ¿la prensa? ¿la sociedad misma? ¿quién? ¿no estaremos tratando de sacar la paja del ojo de otros países y dejando la viga en nuestro propio ojo (Estados Unidos)?

atentamente,

Rev. Roberto González Peña

(Si tiene comentarios, sírvase llamar al teléfono 574-232-8579)