NECESITAMOS UN CAMBIO AL SALARIO MINIMO

Por Gloribell Mota, Unidos por una Economía Justa

Cada día más familias están sacrificando su bienestar por las decisiones que tenían que hacer cada mes; ¿Pagar la renta, pagar la luz, o comprar menos comida? Todos buscamos un trabajo para mantener nuestras familias, pero cuando una familia solo gana el salario mínimo, un trabajo no es suficiente. El salario mínimo está dejando muchas familias debajo ó casi al nivel de pobreza federal.

Aunque los Latinos son el trece por ciento de la fuerza laboral en los

Estados Unidos, son una quinta parte de los trabajadores con ingreso bajo de $7.25 la hora. Si se aumenta el salario mínimo a $7.25 por hora, uno y medio millón de Latinos tendrían un aumento. Esto no incluye muchos de los trabajadores indocumentados, quienes reciben menos del salario mínimo por los empleadores, quienes los usan para su propia ventaja. Esta injusticia es más grave, al saber que uno de cada cinco familias Latinas viven en pobreza.

En un país tan rico como es Estados Unidos no deben de haber la necesidad de pagarles a los trabajadores tan bajo. El salario típico de los CEOs (presidentes ejecutivos) de empresas grandes hoy es 301 veces más alto que el salario de un trabajador típico, que es $27,460 al año.

Un punto que ha causado que muchos estén en contra de aumentar el salario mínimo es que el costo adicional tal vez destruiría muchos trabajos en los negocios pequeños. La solución no es seguir con el salario mínimo que tenemos hoy. Yo creo que es necesario que todos los negocios paguen a sus trabajadores un salario justo, y que también tenemos que apoyar solamente los negocios pequeños en recibir subsidios del gobierno y créditos de impuestos, hasta deben de recibir ayuda con el salario y el seguro de salud para sus trabajadores. Esto sería más justo y apoyaría a los trabajadores y los negocios en la comunidad.

Pero es muy importante reconocer la diferencia entre los negocios pequeños en las comunidades y las grandes corporaciones. Por ejemplo, Wal-Mart es una corporación internacional que en 2004 tuvo ganancias de más de $10 billones y quien pagó a su CEO más de $17 millones al año, a la misma vez paga a unos empleados el salario mínimo. Claramente esto es injusto. El ejemplo del estado de Georgia nos muestra esto: 10,000 trabajadores de Wal-Mart aplicaron por el seguro médico estatal porque no podían pagar por su seguro médico porque sus salarios son muy bajos. ¿Por qué necesita este negocio protección contra pagar un salario justo?

Nuestros lideres en el congreso y el presidente se oponen a un aumento en el salario mínimo.

En Marzo el senado de los EEUU rechazó pasar un aumento de $2 en el salario mínimo — pero desde 1997 (la última vez que hubo un aumento en salario mínimo), el congreso aumentó sus propios salarios siete veces, para ganar más de $160,000 por año. Siete aumentos que en total son $28,500 anual— ¡más que el pago total para dos trabajadores ganando el salario mínimo!

Es justo que nosotros les pidamos a nuestros lideres que aumenten el salario mínimo para que una familia pueda salir de la pobreza.

¿Qué puede hacer una familia con un ingreso insuficiente?

Para familias de ingresos bajos, hay algunos programas y servicios públicos que pueden ayudar, aunque primero tienen que cubrir los requisitos. Por ejemplo, los cupones de alimentos, WIC (un servicio de alimentos para mujeres embarazadas ó con niños menores de cinco años), Medicaid (seguro de salud), almuerzos gratis escolares para niños de familias con bajo ingreso, y otros más. Pero desafortunadamente los recortes en el presupuesto nacional durante los años pasados han resultado en muchos recortes en los programas contra la pobreza, como subsidios de alquiler y subsidios de cuidado de niños, y no han podido ayudar suficientemente la cantidad de gente que los necesita. La mayor parte es por los recortes en impuestos para los adinerados (ricos ganando $337,000 ó más) y por el costo de la guerra en Irak. Ahora para los trabajadores de bajo ingreso, conseguir bastante ayuda es más difícil y para algunos imposible.

Yo espero que algún día este país llegue a tener un salario mínimo justo.

Sigo con esa esperanza por las luchas y éxitos que ha tenido el Movimiento de Salario Justo. Catorce estados y el Distrito de Columbia han reconocido que el salario mínimo federal no sostiene la realidad en costo de vida y han implementado un salario mínimo estatal más alto que el federal.

Estos éxitos muestran que la gente pueden cambiar el sistema, estado por estado, ciudad por ciudad, lucha por lucha. Espero que algún día existirá un solo salario mínimo justo para toda la nación. ¡Ojala que sea pronto!

Gloribell Mota (gmota@fair economy.org) es la Coordinadora de Educación sobre impuestos estatales para Unidos por una Economía Justa (UFE)