TV Sur se lanzó el día 24

La Telesur, con sede en Caracas, inicia sus transmisiones experimentales a partir del día 24 de julio. La instalación de la red de televisión tiene el apoyo de los gobiernos de Hugo Chávez (Venezuela) y Néstor Kirchner (Argentina), además de Uruguay y Cuba. De acuerdo con un comunicado del director de la emisora, Beto Almeida, en que define la línea editorial de Telesur, la emisora difundirá en su programación la lucha por las transformaciones sociales, con la democratización de la comunicación y con la integración latinoamericana. 

La Telesur iniciará sus transmisiones a través del satélite NSS 806, donde la señal estará disponible gratuitamente. “Será una programación de combate, con un periodismo para revelar los misterios de la explotación, para desenmascarar la manipulación informativa de los medios de comunicación capitalistas, y para mostrar también nuestra historia, la brava historia de los pueblos latinoamericanos, nuestra música, nuestra danza, nuestra cultura, nuestro talento () “, dice el comunicado. 

Antes de salir al aire, la dirección de la Telesur firmó una Carta de Intención con la Comunidad Andina de Naciones (CAN). El documento sostiene básicamente el esfuerzo conjunto que a partir de ahora deberán realizar los directores de la CAN y de la Telesur, en función de promover, propagar y producir material audiovisual que sirva para difundir no solamente información, sino también para dar voz a los muchos que han estado excluidos y tienen mucho que decir al mundo.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una enmienda que permite el comienzo de transmisiones de radio y televisión para ofrecer a los venezolanos informaciones “precisas y objetivas” y para contrarrestar el “antiamericanismo” del futuro canal Telesur.

“Chávez es un enemigo de la libertad y de los que la apoyan y la promueven”, declaró el representante republicano de Florida, Connie Mack, que presentó la enmienda aprobada por la Cámara, informó su oficina de prensa en un comunicado. “Es una amenaza para Estados Unidos y trata de minar el equilibrio de poderes en el hemisferio occidental, añadió Mack.