Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de las acciones de la gente perversa sino de los pasmosos silencios de la gente buena.

M. Luther King

En el conflicto entre el poderoso y el desposeído, el no intervenir no significa ser neutral sino ponerse al lado del poderoso.

Paulo Freire

Si doy de comer a los pobres me llaman Santo. Si pregunto por qué hay pobres me llaman “Comunista”.

Helder Cámara

La felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace.

Tolstoi

Sor Juana Inés de la Cruz

Poeta y excelente prosista de San Miguel Nepantla, hoy estado de México. Nació en 1651 y su nombre real era Juana Ramírez de Asbaje.

Era hija ilegítima y durante su infancia estudió en la biblioteca de su abuelo. Aprendió a leer y escribir a los tres años y a los ocho escribió una loa eucarística. En su juventud viajó a la ciudad de México y ahí estudió latín.

En el año de 1667 para poder dedicarse al estudio ingreso en el convento de San José de las carmelitas descalzas y posteriormente decidió abandonarlo. Luego entró al convento de San Jerónimo de la ciudad de México en 1669.

Sor Juana llegó a reunir en su biblioteca unos 4.000 volúmenes; ella leyó y aprendió de pintura, astronomía, música, y teología, entre otras disciplinas.

En 1680 con el Neptuno Alegórico (obra barroca que la convirtió en la favorita de los virreyes) inició la que se cree fue su mejor época. Desde esa fecha hasta 1688 sor Juana experimento un periodo de intensa producción literaria. En su obra se encuentran sonetos, quintillas, décimas, redondilla y villancicos; éstos últimos han sido poco estudiados.

La condesa de Paredes se convirtió en su mecenas, gracias a ella en España se publicaron obras de sor Juana en 1669 y 1692.

En 1694 dejó de publicar aunque siguió escribiendo.

Hasta el final de su vida se encargó de la contaduría del convento. Murió a causa de una enfermedad el 17 de abril de 1695.