La prIMEra vez que me engañes, será culpa tuyaÉ

Mexico del Norte

Jorge Mújica Murias

“Mexicano: elige a tu representante ante el gobierno de México”! Así dice uno de esos correos que por alguna razón que no entiendo bien llegan a mi dirección de Internet. La mayoría los borro, pero éste me llamó la atención. Pensé que a la mejor los diputados y senadores del PRI y del PAN habían echado marcha atrás y después de todo sí iban a permitir que nos convirtiéramos en mexicanos de primera eligiendo los diputados y senadores a que tenemos derecho.

Amarga fue mi desilusión: “El Instituto de los Mexicanos en el Exterior (IME) te invita a elegir a tu consejero 2006-2009”. “Se elegirán 115 nuevos consejeros”, dice el rollo. “100 serán electos por los habitantes de las 46 Circunscripciones consulares de México en los Estados Unidos de América; 15 se seleccionarán por mérito y trayectoria”.

El mentado correo, enviado y firmado desde uno de los Consulados, ésos con terminación “@sre.gob.mx” tiene los detalles de cómo y cuándo será tal “elección de representantes”. Primero hay que registrarse para votar mandando una carta al consulado, con el nombre completo, dirección, teléfono, correo electrónico, fecha y lugar de nacimiento, copia de una identificación oficial y copia del acta de nacimiento o comprobante de nacionalidad mexicana. Fácil, cualquier “habitante de las 46 circunscripciones consulares” lo puede hacer...

“Para mayor información”, sigue el comunicado, “comunícate al Consulado de México”É

Éla segunda vez, la culpa será mía.

“Incongruencias”, contesta Francisco Zamora, presidente y fundador de una de las Casas Guanajuato que proliferan en México del Norte. “Increíble que al poder ejecutivo y legislativo exijamos respeto y reconocimiento a nuestros derechos humanos, y por otro lado sean los propios consejeros los que se constituyan como concejos electorales en cada demarcación consular donde existe un consulado mexicano en los EUA”.

Tiene razón. En cada consulado, el encargado del IME (que es “trabajador” pero no “funcionario” del gobierno, porque está prohibida la participación de los “funcionarios”), formó un “consejo electoral” con los actuales miembros del IME. Este democratiquísimo Consejo decide cómo elegir a los nuevos consejeros de tres formas posibles: Por dedazo (el auto-nombrado Consejo nombra a los nuevos consejeros); Por compadrazgo (el Consejo convoca a una “Asamblea de Compadres”, digo, de “Líderes”, que “eligen” a los nuevos consejeros); y elección abierta (que puede ser medio cerrada, porque hay que llenar los requisitos para inscribirse con todos los documentos de la lista anterior). Ahh, y la elección se lleva a cabo en el Consulado respectivo.

Y una elección es peor que la otra. En Nueva York, el Cónsul Sarukhan personalmente anda impulsando la elección que será por compadrazgo pre-acreditado: los “líderes” que quieran ser parte de la Asamblea, tienen que ser pre-aprobados por el actual Consejo Local.

En Detroit hay que registrarse y por correo les notifican si se aprueba el registro y podrán votar en el consulado en elección “abierta” solamente entre los registrados.

La excepción es Chicago, donde la elección y las candidaturas son completamente abiertas, pero por algo somos la capital politica de México del Norte.

Y conste que los Consulados no tienen “nada que ver”. El IME es un “órgano administrativo desconcertado (digo, desconcentrado) de la Secretaría de Relaciones Exteriores”. Es el parche ante el fracaso de la infame Oficina Presidencial para la Atención a los Mexicanos en el Exterior, que se robó el presupuesto que antes se destinaba a eventos deportivos, donativos a bibliotecas y demás, para contratar y pagar los salarios de los “Directores del IME” que trabajan, dependen de y cobran sus salarios en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Dejemos que gocen su propio circo, pero ni crean que será 2006-2009. En julio del 2006, cuando cambiemos el gobierno, les vamos a desaparecer su IME, y en 2009 elegiremos verdaderos diputados migrantes, verdaderos representantes ante el gobierno de México.