Dadá

Se llama también dadaísmo y es un movimiento artístico que nació en Zurich, Suiza (1916). Sus orígenes se deben a la necesidad de expresión en contra del militarismo que envolvía durante la primera guerra mundial y los años posteriores.

-Dada- es una palabra francesa que significa caballito de juguete; el poeta rumano Tristan Tzara la eligió al azar de un diccionario para darle nombre al movimiento. Tzara en compañía del escritor alemán Hugo Ball y otros intelectuales son considerados como los creadores del movimiento.

Por otro lado; en Nueva York se producía una revolución en contra del arte convencional donde destacaban los artistas Man Ray, Marcel Duchamp y Francis Picabia.

Pronto el dadaísmo se extendió y llego a Alemania y Francia. Los dadaístas rechazaban los valores de la sociedad y de la estética; utilizaban técnicas que eran incomprensibles y con tintes de irracionalidad. Las piezas expuestas en ocasiones eran productos comerciales comunes que se presentaban como obras de arte acabadas ante el público; que en ocasiones recibía la propuesta positivamente y otras la consideraba agresiva e ilógica.

En la década de 1920 el dadá se fue perdiendo y algunos de sus integrantes se unieron a otros movimientos artísticos, entre los que mencionaremos el surrealismo.

Años más tarde, durante la década de 1950, en la ciudad de Nueva York algunos artistas se interesaron en retomar características del dadá.