¿Quién dijo que los mexicanos somos pobres?

Por Héctor Huerta

Un mexicano le envía un mail con una pregunta a otro mexicano, que se radica en Estados Unidos.

Juan: ­¿Por qué los mexicanos somos pobres?

Respuesta del mexicano que vive en Estados Unidos:

Juan, cómo se ve que los árboles no te dejan ver el bosque. Cómo puedes llamarte “pobre”, cuando eres capaz de pagar por un metro cúbico de agua más del doble de lo que pago yo, cuando te das el lujo de pagar tarifas de electricidad y de teléfono un 60% más caras de lo que me cuestan a mí, pagar comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito del triple de lo que aquí nos cuestan, o cuando por un carro que a mí me cuesta 20,000 dólares tú puedes pagarlo 38,000 dólares porque tú sí puedes darte el gusto de regalarle 18,000 dólares al Gobierno y nosotros no; ¡Juan, no te entiendo!

Pobres somos nosotros, los habitantes de la Florida, por eso el Gobierno estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (hay otro 4% que es federal; total = 6%) y no el 15% como a ustedes los ricos que viven en México.

Además, son ustedes los que tienen “impuestos de lujo” como: el IEPS (por gasolina y gas, alcohol, cigarros, puros, cerveza, vinos, etc.) que alcanza hasta el 120% del valor original, y los otros como: ISR (impuesto sobre las utilidades y sueldos), ISAN (impuesto sobre automóviles nuevos), RENAVE (Registro Nacional de Vehículos), impuesto al activo (a los bienes de las empresas), impuesto a los inventarios (a las mercancías de las empresas), tenencias y placas (impuesto por uso de automóvil), 2% sobre nómina (impuesto al valor de nómina de las empresas además el IMSS y el SAR), 2% sobre hospedaje (impuesto adicional por renta de habitación hotelera) y dichoso que todavía te das el lujo de pagar IVA por estos impuestos, además de todos los trámites y pagos estatales y municipales.

Porque si ustedes no fueran ricos, ¿qué sentido tendría tener unos impuestos de ese calibre? ¿Pobres?, ¿de dónde? Un país que es capaz de cobrar el ISR por adelantado como México necesariamente tiene que nadar en la abundancia porque considera que los negocios de la nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias a pesar de saqueos y asaltos, mordidas, huracanes, temblores e inundaciones y, por supuesto, de seguro que todos deben de ganar muchísimo.

Los pobres somos nosotros que no pagamos impuesto sobre la renta si ganamos menos de 3,000 dólares sobre al mes por persona (más o menos 35,000.00 pesos mexicanos).

Y allí pagan Policía privada, mientras que nosotros nos conformamos con la pública. Allí hasta envían a los hijos a colegios privados y mira si seremos pobres aquí en Estados Unidos que las escuelas públicas te prestan los libros de estudio previendo que no tienes con qué comprarlos.

A veces me asombra la riqueza de los mexicanos que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar un 38% anual de intereses, como mínimo.

¡¡¡ Eso es ser rico!!! No como aquí, que apenas llegamos al 8% (generalmente 7.8%), justamente porque no estamos en condiciones de pagar más.

Supongo que, como todo rico, tienes un carro y que estás pagando un 8 o un 10% anual de seguro; si te sirve de información, yo pago sólo 345 dólares por año.

Y como te sobra el dinero, tú sí puedes efectuar pagos anuales de aproximadamente 1,000 dólares por concepto de eso que ustedes llaman “tenencia”, mientras que acá nosotros no podemos darnos esos lujos y cuando mucho pagamos 15 dólares anuales por el sticker sin importar qué modelo de auto manejes. Pero, claro, eso es para gente apretada de recursos que no puede erogar los enormes flujos que ustedes los mexicanos manejan.

Saca la cuenta. ¿Quién es el rico y quién el pobre? Por ultimo, más del 20% de la población económicamente activa en México no trabaja. Aquí, en cambio, exclusivamente hay un 4% en la misma situación. ¿No te parece que vivir sin trabajar es un lujo que sólo los ricos se pueden dar?

Vamos, mano; te quedaste en México porque eres rico. Son los pobres como yo los que nos fuimos a probar suerte a otros lados. Me contaron también que a los funcionarios federales, estatales y municipales les paga el pueblo una lanota de sueldo, y a los negociotes esos que montan los políticos llamados “partidos”. Qué envidia...

¡¡Eso sí es vivir en la riqueza!! Bueno, Juan, te mando un abrazo y ahí luego me platicas cómo les va con el nuevo presupuesto del año próximo, lo que sí es seguro es que les endilgarán más impuestos. Pero, bueno, eso es lo de menos cuando se tiene lana para pagarlos.