“Una” tierra fértil

Grupos proinmigrantes consideran que una de las medidas con posibilidades reales de concretarse este año es AgJOBS, que legalizaría a trabajadores agrícolas. Se buscan opciones para tratar de que avance, aunque no se han tomado decisiones finales.

El proyecto de Agricultura (Farm Bill) llega al pleno de la Cámara Baja y el Senado consideraría el proyecto de gastos de Agricultura para el año fiscal 2008. Ambos podrían ser vehículos legislativos para AgJOBS, no obstante, algunos activistas opinan que las dos medidas enfrentan dificultades en sí mismas y quizá no sean la mejor alternativa en estos momentos.

Angela Kelley, subdirectora del Foro Nacional de Inmigración, dijo: “No me parece que AgJOBS haya muerto”, aunque opinó que incluirlo, por ejemplo, en el Farm Bill 2007 será difícil. Pero agregó que la propuesta tiene suficiente peso y apoyo como para avanzar este año, “se está buscando el vehículo legislativo y el momento adecuado” para tratar de aprobarla.

“AgJOBS está en una categoría totalmente diferente con respecto a otros componentes de la fallida reforma migratoria integral; por contar con amplio apoyo bipartidista y porque el impacto de no tener una mano de obra estable [en la agricultura] realmente se deja sentir, contrariamente a otras industrias”, declaró Kelley, que se refiere a que la falta de mano de obra estable para recoger las cosechas ya pesa en varios estados agrícolas.

La senadora demócrata de California, Dianne Feinstein, dijo que “la agricultura enfrenta una crisis”.

Los agricultores dependen mayormente de mano de obra indocumentada para recoger las cosechas y esa mano de obra escasea, ya sea porque se hace cada vez más difícil cruzar la frontera, por las redadas o por la proliferación de medidas antiinmigrantes a través del país.

“No se ha decidido el vehículo legislativo que se empleará, pero esperamos usar el receso de agosto para hacer campaña y presionar a los legisladores”, dijo, por su parte, Goldstein. “Planificamos recordarle al Congreso que más de la mitad de los trabajadores agrícolas en el país son indocumentados. Es una situación insostenible y requiere de una solución razonable”, añadió. “No será fácil, pero todavía tenemos la oportunidad de aprobar AgJOBS este año”, aseguró Goldstein.