La activista mexicana Elvira Arellano (c) quien desafía una orden de deportación, se refugia desde el18 de agosto de 2007, en la Iglesia Católica de Nuestra Señora Reina de Los Ángeles, California (EEUU), tras dejar la Iglesia Adalberto en Chicago donde estuvo por un año resguardada de las autoridades. EFE/JAVIER BAUTISTA.

Llama a la acción.

Tras un año de haber estado refugiada por temor a que la deportaran a México y vivir separada de su hijo Saúl, Elvira Arellano ha decidido arriesgarse y dejar la iglesia de Chicago que la albergó para estar el 12 de septiembre en The Mall, detrás del Congreso federal, el histórico lugar donde líderes como Martin Luther King Jr. lucharon por los derechos civiles.

“No puedo quedarme de brazos cruzados. El presidente Bush anunció medidas aún más fuertes para la comunidad inmigrante trabajadora, más redadas, más sanciones”, dijo Arellano el día que se cumplía un año de su refugio en la Iglesia Metodista Unida Memorial Alberto, de Chicago.

“Sé que pueden venir a deportarme, pero si lo hacen que lo hagan enfrente del Capitolio, recordando todo el sufrimiento que viven cuatro millones de niños ciudadanos americanos como mi hijo y los 12 millones de indocumentados, porque no han pasado una reforma migratoria integral”, añadió.

El miércoles 12 de septiembre, desde las 2.00 p.m. hasta las 10.00 p.m., Arellano estará en una vigilia de oración en Washington, D.C., y anima a que la acompañen otros inmigrantes del país, a la vez que llama a un paro general.

“Si no pueden ir a D.C., animamos a que no vayan al trabajo, a la escuela, que no compren. Debemos presionar a los congresistas a que retomen la reforma migratoria”, explicó Emma Lozano, presidenta de la organización no lucrativa Pueblo sin Fronteras y esposa del reverendo Walter Coleman, de la iglesia donde viven Elvira y su hijo Saúl.

Lozano ­nacida en Harlingen, en la frontera de Texas con México­ está recorriendo varias ciudades del país para pedir apoyo a los políticos locales, en la gira que el pequeño Saúl hará por el país antes de reunirse con su madre en la vigilia.

“El 7 y el 8 de septiembre estaremos en la ciudad de Nueva York, y antes en California y en Texas. Nueva York es muy diversa, representa el mundo y queremos que el alcalde Bloomberg y el Concejo escuchen a Saulito y pasen resoluciones y medidas para presionar a sus congresistas y retomen la reforma migratoria”, explicó Lozano.

El asambleísta estatal José Rivera, presidente del Partido Demócrata en El Bronx, organizará reuniones con líderes políticos para escuchar a Saúl.

“Tenemos que movilizarnos y responder a los abusos de la administración de Bush, a las violaciones de nuestros derechos y pedir una moratoria en las deportaciones hasta que no tengamos una reforma migratoria integral”, afirmó Rivera.

Para Juan Carlos Ruiz, director del Movimiento Nuevo Santuario en Nueva York, las acciones de Arellano y su hijo representan una inyección de energía para el movimiento inmigrante. “Son una inspiración, su valentía y su compañerismo alientan a todo el pueblo inmigrante para seguir adelante con la lucha”, dijo Ruiz, que explicó que celebrarán varios actos en Riverside Church, en el Alto Manhattan.

Desde su refugio, Arellano ­una michoacana de 32 años que entró ilegalmente en Estados Unidos en 1997 y limpió aviones en el aeropuerto internacional de O’Hare hasta que fue detenida y castigada con la deportación por trabajar con un número falso de Seguro Social­ lucha por la reforma migratoria. “Desde que a sus 4 añitos fui arrestada, Saulito me ha acompañado a todos los lugares. Es bueno que los líderes tomen conciencia de lo que están pasando las familias. Él no buscó esta lucha”, dice la madre, con voz firme.

Tras un año de haber estado refugiada por temor a que la deportaran a México y vivir separada de su hijo Saúl, Elvira Arellano ha decidido arriesgarse y dejar la iglesia de Chicago que la albergó para estar el 12 de septiembre en The Mall, detrás del Congreso federal, el histórico lugar donde líderes como Martin Luther King Jr. lucharon por los derechos civiles.

“No puedo quedarme de brazos cruzados. El presidente Bush anunció medidas aún más fuertes para la comunidad inmigrante trabajadora, más redadas, más sanciones”, dijo Arellano el día que se cumplía un año de su refugio en la Iglesia Metodista Unida Memorial Alberto, de Chicago.

“Sé que pueden venir a deportarme, pero si lo hacen que lo hagan enfrente del Capitolio, recordando todo el sufrimiento que viven cuatro millones de niños ciudadanos americanos como mi hijo y los 12 millones de indocumentados, porque no han pasado una reforma migratoria integral”, añadió.

El miércoles 12 de septiembre, desde las 2.00 p.m. hasta las 10.00 p.m., Arellano estará en una vigilia de oración en Washington, D.C., y anima a que la acompañen otros inmigrantes del país, a la vez que llama a un paro general.

“Si no pueden ir a D.C., animamos a que no vayan al trabajo, a la escuela, que no compren. Debemos presionar a los congresistas a que retomen la reforma migratoria”, explicó Emma Lozano, presidenta de la organización no lucrativa Pueblo sin Fronteras y esposa del reverendo Walter Coleman, de la iglesia donde viven Elvira y su hijo Saúl.

Lozano ­nacida en Harlingen, en la frontera de Texas con México­ está recorriendo varias ciudades del país para pedir apoyo a los políticos locales, en la gira que el pequeño Saúl hará por el país antes de reunirse con su madre en la vigilia.

“El 7 y el 8 de septiembre estaremos en la ciudad de Nueva York, y antes en California y en Texas. Nueva York es muy diversa, representa el mundo y queremos que el alcalde Bloomberg y el Concejo escuchen a Saulito y pasen resoluciones y medidas para presionar a sus congresistas y retomen la reforma migratoria”, explicó Lozano.

El asambleísta estatal José Rivera, presidente del Partido Demócrata en El Bronx, organizará reuniones con líderes políticos para escuchar a Saúl.

“Tenemos que movilizarnos y responder a los abusos de la administración de Bush, a las violaciones de nuestros derechos y pedir una moratoria en las deportaciones hasta que no tengamos una reforma migratoria integral”, afirmó Rivera.

Para Juan Carlos Ruiz, director del Movimiento Nuevo Santuario en Nueva York, las acciones de Arellano y su hijo representan una inyección de energía para el movimiento inmigrante. “Son una inspiración, su valentía y su compañerismo alientan a todo el pueblo inmigrante para seguir adelante con la lucha”, dijo Ruiz, que explicó que celebrarán varios actos en Riverside Church, en el Alto Manhattan.

Desde su refugio, Arellano ­una michoacana de 32 años que entró ilegalmente en Estados Unidos en 1997 y limpió aviones en el aeropuerto internacional de O’Hare hasta que fue detenida y castigada con la deportación por trabajar con un número falso de Seguro Social­ lucha por la reforma migratoria. “Desde que a sus 4 añitos fui arrestada, Saulito me ha acompañado a todos los lugares. Es bueno que los líderes tomen conciencia de lo que están pasando las familias. Él no buscó esta lucha”, dice la madre, con voz firme.

 

Estados Unidos • Ayuda a México en su lucha contra el narcotráfico

El Gobierno norteamericano confirmó que prepara un ambicioso plan de ayuda para combatir el narcotráfico en México, uno de los puntos de fricción en la relación entre ambos países.

Esta lucha, en el marco de un plan para incrementar la seguridad regional, será tema de discusión en la cumbre que sostendrán estos días el presidente George W. Bush, su homólogo mexicano y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, en la provincia canadiense de Quebec (ver recuadro).

Los gobiernos de Estados Unidos y México negocian desde enero pasado el plan y, según fuentes legislativas, podría ser revelado durante esa reunión trilateral, pero las autoridades no quisieron precisar detalles, que necesitaría la aprobación del Congreso si incluyese fondos federales.

Como se trata de un problema que afecta a ambos países, “la solución está tanto con Estados Unidos como con México”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, quien elogió los esfuerzos del gobierno de Calderón.

La administración Bush y el Congreso negocian entre bambalinas las formas de profundizar la cooperación bilateral contra la producción y tráfico de drogas. Los detalles filtrados a la prensa señalan que la ayuda a México incluiría capacitación técnica, equipos de alta tecnología para vigilar las comunicaciones telefónicas, helicópteros militares y más radares para detectar el contrabando de drogas.

Un portavoz de la embajada mexicana dijo que el gobierno de Calderón “está plenamente comprometido con la lucha contra la delincuencia organizada en México y en el combate a los carteles transnacionales de las drogas”. Ambos países comparten la meta de establecer “acciones dirigidas a fortalecer la cooperación bilateral en antinarcóticos”, en particular el combate del consumo y producción de sustancias ilícitas, “así como el tráfico ilegal de drogas, armas y precursores químicos”, agregó.

Las leyes mexicanas prohíben la presencia de asesores militares estadounidenses en territorio nacional, por lo que cualquier capacitación se llevaría a cabo en Estados Unidos, como en la actualidad.

La Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) también ha dado a México ocho camiones para mejorar las investigaciones del narcotráfico y, hace semanas, con la ayuda de ese organismo, se incautaron 205 millones de dólares a contrabandistas de metanfetaminas.

Si se concreta, el plan bilateral sería un nuevo hito en las relaciones entre Estados Unidos y México, marcadas por recriminaciones mutuas y por declaraciones de que la lucha antinarcóticos es una responsabilidad compartida.

México ha sido señalado por Estados Unidos como punto de tránsito de la droga proveniente de Sudamérica. La violencia generada por las pugnas territoriales entre los carteles de la droga ha cobrado la vida de más de mil personas en lo que va del año en ese país.

Manifestaciones contra la cumbre de la globalización

En Canadá, días antes del comienzo del encuentro entre los mandatarios de Canadá, Estados Unidos y México, ya hubo movimientos de protesta con personas arrestadas.

Sin embargo, el primer ministro canadiense Stephen Harper está recibiendo en estos días en el castillo de Montebello, en medio de un gran despliegue de medidas de seguridad, a George Bush y a Felipe Calderón, en el marco de “la colaboración norteamericana para la seguridad y la prosperidad”.

Varios grupos antiglobalización han anunciado que organizarán manifestaciones contra el encuentro, argumentando, tal como lo hacen los organizadores del Foro Social de Québec (que debe celebrarse esta semana en Montreal), que “con el pretexto de proteger a los ciudadanos de la amenaza del terrorismo y facilitar el comercio, esta colaboración implica la adopción de medidas excesivamente severas”.

 

Retiran millones de juguetes de Mattel

Mattel, el mayor fabricante mundial de juguetes, retiró del mercado, por segunda vez en menos de un mes, nueve millones de juguetes defectuosos fabricados en China, ya que contienen exceso de plomo en sus pinturas.

Se trata de personajes muy populares de la factoría Mattel, como Barbie y su perro Tanner, Batman o el coche “Sarge” de la película “Cars”, entre otros accesorios, para los que la compañía china subcontratada por Mattel utilizó pintura no autorizada.

“La seguridad de los niños es nuestra principal preocupación. Nos disculpamos ante cada una de las personas que puedan haberse visto afectadas”, manifestó el presidente y director ejecutivo de la firma, Robert Eckert.

Por su parte, la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC) de Estados Unidos envió un mensaje tranquilizador a los padres, al asegurar que no se han constatado heridas, intoxicaciones o cualquier problema de salud con esos juguetes.

En Washington, la presidenta en funciones de la CPSC, Nancy Nord, dijo en conferencia de prensa que la retirada de más de nueve millones de juguetes es la “más grande” de la historia de la comisión, aunque solo representa una “pequeña fracción de los cientos de millones que se venden cada año” en este país. También subrayó: “No hay excusa para que en los juguetes de este país se detecte plomo” y advirtió que esa agencia gubernamental emprenderá acciones para terminar con esa situación.

“Me siento decepcionado y disgustado, pero les aseguro que hacemos todo lo que podemos para contar con los niveles de calidad más altos de la industria juguetera”, afirmó Eckert.

Como prevención de los posibles daños que la retirada de esos millones de juguetes le puede causar, Mattel pagó la publicación de una página en los grandes diarios nacionales, en la que Eckert tranquiliza a los padres y les dice que su firma “solo quiere lo mejor para los niños”.

Poco después del anuncio, las acciones de Mattel en la Bolsa de Nueva York caían el 3.27% y a media sesión se cotizaban a 22.80 dólares por título, aunque a primera hora de la mañana llegaron a 22.10.

 

Escultor mexicano puebla de estatuas un ”pueblo fantasma”

El escultor mexicano Alejandro Santiago decidió “repoblar” con 2.501 estatuas de barro la comunidad donde nació después de que, tras 34 años de ausencia, se encontrara con “un pueblo fantasma” del que cientos de vecinos se marcharon a EEUU.

Santiago, de 43 años, comenzó hace seis años la original propuesta artística, con la que quiere “reactivar la atención sobre el fenómeno” de la inmigración y resaltar “la historia suspendida de los pueblos fantasma”.

Estos emigrantes “son gente que se va y abandona todo su mundo, en mi pueblo Teococuilco, en Oaxaca, en muchos pueblos de México, en todo el mundo. Es un fenómeno universal”, añadió Santiago.

La cifra no es un capricho del artista: 2.000 son las personas que calcula intentaron cruzar la frontera el día que él mismo lo intentó; 500, las familias que estima se fueron de su pueblo, y uno, porque “siempre habrá un inmigrante más”, explicó.

Santiago regresó a su natal Teococuilco a finales de los años noventa para encontrar que ya no estaban sus amigos, familiares y paisanos de la infancia porque cruzaron ilegalmente a Estados Unidos en busca de una vida mejor.

Esa peligrosa travesía la intenta cada año medio millón de mexicanos tentados por el “sueño americano”.

“No hay familia que no tenga un familiar en Estados Unidos”, dijo al recordar el impacto que le causó ver las calles de Teococuilco vacías.

En aquel momento decidió vivir él mismo la experiencia de cruzar sin papeles la frontera para reflejarlo en su obra y “conocer la sensación de ser inmigrante”.

Con la ayuda de dos “coyotes” (traficantes de indocumentados) pasó con visa y pasaporte falsos de Tijuana a Otay Mesa (California), donde un coche le esperaba para llevarle a otra población “más segura”.

Antes de ser deportado Santiago buscó financiación para su proyecto en EEUU.

La Fundación Rockefeller es una de las organizaciones que se ha interesado en la iniciativa, en la que trabajan otras 35 personas y cuya conclusión está prevista en septiembre para que las estatuas sean exhibidas en el Fórum de las Culturas de Monterrey, norte del país, que también está financiando el proyecto.

Allí se reunirán por primera vez las 2.501 figuras de barro que representan “simbólicamente a una comunidad”, con hombres, mujeres y niños.

Las estatuas están construidas a tamaño real, su peso varía entre los 30 y los 90 kilos, y no hay dos iguales.

“Cada pieza tiene su propia personalidad”, agregó Santiago, quien las ha decorado con rasgos distintos.

Por ejemplo, sobre algunos cuerpos ha puesto Vírgenes de la Guadalupe (patrona de México), nombres de esposas o novias e incluso “rasgos de la muerte” porque la aventura del emigrante “es un paso incierto e irreal”, en el que no todos logran alcanzar un futuro mejor.

“La mayoría consigue reunir un dinero pero luego vuelven a México y se lo gastan en una cantina, así que se quedan en la misma condición que cuando se fueron”, explicó el artista.

Además, para enfatizar la singularidad de los inmigrantes las estatuas tienen distintos colores, como rojos y ocres (el color de la tierra), azules (del río) o verdes, “porque muchos se alistan en la Armada para conseguir la visa”.

“La idea es lograr que ellas mismas cuenten su propia historia y que ésta llegue a la gente y le invite a una reflexión”, añadió.

En México “mucha gente emigra a los Estados Unidos para mejorar, y esa cadena enlaza a los que están allá con los que están acá, unos van jalando a otros y dejan pueblos fantasmas, como el mío”, dijo el autor.

El destino final de las figuras será Teococuilco, donde los habitantes del pueblo le ayudarán a colocar cada pieza “en su lugar”.

 

Diversas aerolíneas demandan a la CIA y al FBI

Las líneas aéreas y empresas relacionadas con la aviación demandaron a la CIA (Agencia Central de Inteligencia, según sus siglas en inglés) y al FBI (Oficina Federal de Investigaciones), solicitando que se les permita interrogar a investigadores que puedan decir si el sector al que pertenecen ellas tiene alguna culpa en los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y si este actuó de una manera responsable.

En demandas separadas presentadas en el Juzgado Federal en Manhattan, solicitan que se permita a las compañías de aviación recopilar la información como parte de su defensa contra demandas presentadas por las víctimas o sus familiares de los ataques del año 2001. Esto requiere una orden del juez al Gobierno para que así lo autorice.

En la demanda a la CIA, las empresas American Airlines, United Airlines, US Airways Group, Delta Air Lines, Continental Airlines y The Boeing, entre otras, piden interrogar al jefe de la unidad de investigación de la CIA encargada de Osama Bin Laden en 2001 y a un agente especial del FBI asignado entonces a esa unidad.

Mientras que en la efectuada al FBI, las firmas piden interrogar a un “número limitado de empleados actuales y anteriores del FBI” que participaron en investigaciones de Al-Qaeda y de agentes de este grupo antes y después del 11 de septiembre de 2001.

La portavoz del Gobierno, Yusill Scribner, dijo que en el momento no tenía comentario alguno sobre las demandas.

Un fondo de compensación a las víctimas establecido por el Congreso ha pagado 6,000 millones de dólares a 2,880 familias de quienes murieron en los ataques y más de 1,000 millones a otras 2,680 lesionadas.

Sin embargo, casos presentados a nombre de 42 damnificados siguen pendientes en el Juzgado Federal en Manhattan debido a que algunos decidieron seguir el curso judicial normal en lugar de aceptar los pagos del Fondo de Compensación a Víctimas del 11 de Septiembre de 2001.