St. Joseph reporta reos ante el ICE

Traducción de artículo de South Bend Tribune

Por Pablo Ros

La agencia federal ahora podrá detectar a los inmigrantes ilegales que se encuentran tras las rejas en St. Joseph y enclaustrarlos antes de su desalojo.

Hace poco los inmigrantes ilegales que cometían un crimen a menudo huían bajo el radar de las autoridades migratorias. Sin embargo, ahora los oficiales del condado de St. Joseph dan alerta al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) sobre estas personas. Este movimiento causa miedo y desanima a los hispanos a reportar crímenes.

El ICE ha recogido ya cerca de 10 personas por mes en la cárcel desde abril. Según el sheriff Frank Canarecci, en la cárcel están siguiendo el ejemplo de la de Elkhart, la cual entró en arreglos similares con el ICE en junio de 2006.

Por ejemplo, el esposo de María, originaria de México y empleada de limpieza en un hotel, fue recientemente arrestado por manejar borracho, ya antes lo habían arrestado por violaciones de tránsito, pero en cada ocasión salió tras pagar la fianza. Ahora un oficial le dijo que no podría ser liberado porque el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, por sus siglas en inglés) lo tenía detenido. Las personas detenidas ahora son eventualmente deportadas.

Canarecci comentó que los reportes de todos los reos nacidos en el extranjero, ya sean legales o ilegales, le llegan por fax al oficial del ICE de manera regular. Generalmente, al día siguiente el ICE responde con una detención, que es una hoja sencilla de papel que enlista el nombre, fecha de nacimiento, nacionalidad y sexo del inmigrante que quiere detener.

El fiscal del condado de St. Joseph, Michael Dvorak, dijo que el nuevo procedimiento de la cárcel no cambiaría la manera en la que culpa los crímenes.

Por su parte, el juez de la Corte Superior de ese condado, John M. Marnocha, comentó que podría estar más inclinado a imponer una fianza elevada si un criminal es sospechoso de ser inmigrante ilegal, ya que habría más riesgo de fuga. A excepción de eso, el estado de residencia legal de una persona no tiene relevancia en un caso de corte.

Por temor a la deportación personas como María, que se encuentran en el país de manera ilegal, son menos propensas a reportar crímenes.

Faust dijo que es inapropiado que un policía tome una postura dura ante alguien que parece hispano o habla inglés con acento debido a los estereotipos sobre los indocumentados. “Ciertamente no toleraremos ninguna discriminación por ninguna razón”, aseguró Faust.

“Los policías locales tendrían que tener un entrenamiento fuerte sobre quién es ilegal y quién es legal según las leyes y regulaciones federales”, dijo Michael E. Dirham, un abogado de inmigración de South Bend.

Aunque el ICE ofrece entrenamiento sobre la aplicación de la Ley de Inmigración a la Policía, una representante del ICE dijo que ninguna de las agencias en el distrito de Chicago, incluyendo a Indiana, ha recibido este entrenamiento.

En junio pasado el ICE inauguró el nuevo Deport Center, un sitio de procesamiento central que identifica a los criminales extranjeros en las prisiones federales. Simultáneamente, transfirió la administración de sus nexos con cárceles de todo el país de una oficina a otra.

Montenegro dijo que el ICE mandó cartas a la cárceles de Indiana advirtiéndoles del cambio y explicando quiénes son y cómo pueden contactarlos, y agregó que el número de extranjeros deportables procesados ha incrementado persistentemente en todo el país de 7,138 en octubre de 2006 a 13,656 en marzo de 2007.