Estados Unidos deberá retirar sus tropas de la base ecuatoriana de Manta

Ecuador notificó el 28 de julio pasado a Estados Unidos su decisión de dar por concluido el acuerdo que permite a militares de ese país el uso de la base de Manta, desde donde se cumplen tareas aéreas contra el narcotráfico.

En un comunicado, la cancillería ecuatoriana señaló que el gobierno “notificó de manera oficial a la embajada de Estados Unidos su decisión de dar por concluido el Acuerdo de Cooperación entre el Gobierno de Ecuador y el Gobierno de Estados Unidos”, concerniente al acceso y uso por parte de Washington de las instalaciones de la base de la fuerza aérea ecuatoriana en Manta para actividades antinarcóticos.

El convenio fue suscrito el 12 de noviembre de 1999 y tenía una validez de 10 años.

Un representante de la cancillería señaló que “en conversaciones mantenidas con funcionarios estadounidenses se acordó que las operaciones que se realizan amparadas en el mencionado Acuerdo terminen en el mes de agosto de 2009; y que culmine el proceso de retiro del personal extranjero de la Base de la Fuerza Aérea Ecuatoriana en Manta en el mes de noviembre de ese mismo año”. Añadió que conforme a las estipulaciones del acuerdo “las instalaciones serán transferidas a la autoridad correspondiente” de la fuerza aérea de Ecuador.

Una de las promesas del presidente Rafael Correa en su campaña electoral en 2006 había sido no renovar el convenio.

Manta, donde se encuentran unos 300 militares estadounidenses, se ubica 260 kilómetros al suroeste de Quito, y desde allí despegan aviones equipados con alta tecnología que ha permitido detectar centenares de toneladas de droga destinadas al mercado estadounidense.