Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Agosto 16, 2011

Lo que todos deberían saber sobre la “crisis de la deuda” en Estados Unidos

Ya que  la “crisis de la deuda” estadounidense se ha convertido en una gran noticia internacional hace unas semanas, cabe aclarar qué es real y qué no lo es.

En primer lugar, el gobierno de Estados Unidos no tiene una “crisis de la deuda”. El gobierno de Estados Unidos paga intereses netos de sólo el 1.4% del PIB por su deuda pública. Esto no es mucho, ante cualquier comparación histórica o internacional. Actualmente, el déficit anual, que es relativamente grande (9.3% del PIB), es principalmente el resultado de la recesión y la débil recuperación. Las proyecciones del déficit a largo plazo se guían por los costos de la atención médica en el sector privado.

Nunca hubo ninguna posibilidad de que Estados Unidos realmente incumpliera los pagos de su deuda. La supuesta “crisis”  fue fabricada desde el principio, con los republicanos en la Cámara de Representantes utilizando un detalle técnico para ganar recortes impopulares que no podrían ganar en las urnas. La estrategia funcionó: realizaron un acuerdo que se compromete a grandes recortes del gasto sin ningún aumento en los impuestos para los ricos de Estados Unidos, quienes han incrementado considerablemente su porción del ingreso nacional durante las últimas tres décadas. La derecha ganó porque el presidente Obama decidió colaborar con ellos, tratando de aprovechar la “crisis” fabricada también para implementar los recortes que  ofendieron y dolieron a la gente que votó por él.

El daño más grave de esta “arma de distracción masiva” es que el debate político en Estados Unidos ha sido fuertemente alterado. La falsa “crisis de la deuda” es considerada como el principal problema, y aún más absurdamente, como una de las causas de la debilidad de la economía. La economía de Estados Unidos apenas creció en el primer semestre de este año y hay 25 millones de personas o desempleadas, o trabajando involuntariamente a tiempo parcial, o que han abandonado la fuerza laboral.

Si el presidente Obama pierde ambas cámaras del Congreso y/o la presidencia en las próximas elecciones, será el resultado de una economía débil y alto desempleo, y porque dejó que sus oponentes no sólo sabotearan la economía sino también porque dejó que ellos redefinieran el debate económico para que en el futuro se le eche la culpa al presidente y su partido por el lío.

Así que la próxima vez que alguien se queje de que la mayor parte de América del Sur es gobernado por presidentes populistas de izquierda que luchan demasiado contra la élite tradicional de sus países, acuérdese que hay peores clases de liderazgo: la clase que comete suicidio político por el bien del “bipartidismo”.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces