Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Agosto 21, 2012

faunafloraLa mayor parte de los corales del mundo prosperan en zonas marinas poco profundas, a las que llega la luz que necesitan para crecer. Pero el acelerado aumento del nivel del mar debido al derretimiento de los hielos polares pondrá fin a esa ventaja.

El 60% del mar Caribe estuvo alguna vez cubierto de corales, que hoy solo ocupan el 10%. La elevación del mar es apenas una de esas amenazas, que también incluyen la sobrepesca, la contaminación y el blanqueamiento provocado por el calentamiento global.

Una colorida pieza de coral está constituida por miles de diminutos animales, los pólipos, que crean a su alrededor esqueletos calcáreos con forma de taza, usando calcio del agua del mar. Los colores los aportan las microalgas que viven en simbiosis con ellos. Generación tras generación, los pólipos coralinos viven, construyen una parte del esqueleto que luego será el arrecife y mueren. Ese hábitat que crean para sí mismos es aprovechado por alrededor del 30% de todas las especies que habitan los océanos.

Cuando los corales soportan temperaturas muy altas o contaminación, empiezan a decolorarse por la muerte de las algas, se vuelven vulnerables a las enfermedades y mueren si el blanqueamiento dura demasiado. Los corales débiles o muertos se quiebran y sus escombros son arrastrados por olas y tormentas.

Es posible que Jamaica sea el país del Caribe donde los arrecifes se han deteriorado más. Subsisten apenas entre el 5 y el 10%, por culpa de la contaminación y la pesca excesiva.

Sin embargo, cada isla es diferente. Las también caribeñas Bonaire y Curaçao mantienen entre el 20 y el 30% de su superficie original, que podría expandirse gracias al buen manejo, la creación de zonas donde se prohíba pescar, la reducción de la contaminación procedente de tierra y un acceso controlado de turistas.

Un estudio realizado en Belice estima que, sin arrecifes que protejan a las comunidades costeras, las tormentas podrían causar daños por 240 millones de dólares. Alrededor de 1,000 millones de personas dependen directa o indirectamente de los arrecifes para su sustento, y más de 2,000 millones tienen en los pescados y mariscos su principal fuente de proteínas.

Un cambio aparentemente pequeño, pero inesperado, es que el exceso de dióxido de carbono está afectando a la acidez de los océanos, que ya han absorbido alrededor de un tercio de todas las emisiones humanas de ese gas de efecto invernadero.

Esta condición afecta en gran medida a los Corales Marinos en el mar Caribe, y sin duda se deben tomar medidas en cuanto a la relación de los países de la región con estos importantes ecosistemas.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces