Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Agosto 19, 2014

El Canal de Panamá llega a los 100 años con un proyecto de expansión en marcha y la amenaza de un nuevo canal en Nicaragua

Debía ser la celebración de un triunfo de la ingeniería asociado íntimamente con el nacimiento de Panamá como país independiente.

No obstante, el festejo por el 100mo aniversario del Canal de Panamá sorprende a la nación sumida en dudas en torno a su capacidad para aprovechar al máximo la expansión del paso con otro proyecto monumental considerado vital para el futuro de la vía interoceánica. La iniciativa fue golpeada por reclamos de supuestos sobrecostos, huelgas y una posible competencia a la vuelta de la esquina.

El Canal, que en su momento revolucionó el comercio mundial, fue perdiendo relevancia al no poder admitir los barcos “post-Panamax” de gran calado que se usan ahora. Muchos cambiaron de ruta y prefieren ahora usar el Canal de Suez, que es mucho más grande.

A esto se suma la posible competencia de un canal a través de Nicaragua. La Asamblea Nacional de ese país aprobó la iniciativa el año pasado y le entregó una concesión a una firma china. Ese proyecto, sin embargo, está todavía en pañales.

Panamá, que, alentada por Estados Unidos, se independizó de Colombia para construir el canal y asumió su control pleno en 1999, tomó el toro por las astas y encaró una expansión de 5,250 millones de dólares. Pensaba tenerla lista para octubre de este año pero a raíz de las demoras, incluida una huelga de obreros de dos semanas en mayo, la nueva obra estaría lista en el mejor de los casos a principios del 2016.

El consorcio que lleva adelante el proyecto dice que la obra está costando 1,600 millones de dólares más de lo presupuestado y quiere que el Gobierno solvente esos gastos. El tema será resuelto en un arbitraje.

Desde que el canal pasó a manos panameñas el 31 de diciembre de 1999, los administradores lo manejaron con una visión comercial y de manera eficiente, inyectando a las arcas estatales 8,500 millones de dólares. Cuando era manejado por Estados Unidos, esos aportes sólo fueron por 1,800 millones en 85 años.

Panamá celebra el centenario sin grandes actos y sin la presencia de líderes mundiales. El pasado viernes 15 se recordó a los trabajadores muertos durante la construcción de la vía y se celebró una gala en la que se presentó el cantautor Rubén Blades.

De acuerdo con cálculos de la época, casi 30,000 obreros murieron durante la construcción del canal principalmente a raíz de malaria y la fiebre amarilla. Las muertes, en su mayoría obreros de las islas de las Antillas, se dieron mayormente durante el período en que el proyecto estuvo en manos de una compañía francesa, entre 1881 y 1886.

La aventura francesa quebró y Estados Unidos compró los derechos del proyecto con el fin de terminarlo, para lo cual auspició el movimiento separatista panameño de una Colombia que había rechazado antes un tratado con los estadounidenses para proseguir la construcción por la que era entonces una provincia bajo jurisdicción colombiana “olvidada”.

Estados Unidos obtuvo la concesión a perpetuidad de la ruta panameña y de una amplia zona de 8 kilómetros (5 millas) a cada lado de la zanja.

El canal le aporta en la actualidad a las arcas del Estado 1,000 millones de dólares al año, aunque las actividades relacionadas con la vía representan casi el 20% del Producto Interno Bruto del país.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces