Inicio

elpuenteinternacional

  • Edición impresa de Agosto 4, 2015

Por problemas cambiarios en Venezuela, muchas firmas estadounidenses evalúan dejar de operar en ese país

Los problemas cambiarios en Venezuela recortaron en casi 3,000 millones de dólares las ganancias del segundo trimestre de empresas estadounidenses con mucha capitalización de mercado, y llevaron a Procter & Gamble a eliminar sus operaciones venezolanas de los reportes financieros consolidados.

Es probable que sigan registrándose procesos de “desconsolidación” o salidas de Venezuela durante la segunda mitad del año, a medida que crece la frustración en las firmas estadounidenses por la depreciación del bolívar y las complicaciones que acarrea el control de cambios, según analistas y documentos presentados ante los reguladores.

La “desconsolidación” de operaciones en Venezuela significa que las transacciones en dicho país ya no afectan o benefician los resultados financieros de la casa matriz estadounidense. A menudo eso implica que las firmas asumen un gran cargo extraordinario para aislar los activos que le quedan en Venezuela.

Con la caída del precio del crudo y los pesados pagos de la deuda externa que vencen este año, el Gobierno venezolano cuenta con menos dólares disponibles para satisfacer las demandas de divisas del sector privado.

En consecuencia, las compañías pueden tener más dificultades que nunca para obtener las divisas que vende el Gobierno desde que fuera implementado un control de cambios en el 2003, expresó en un informe, en abril, la firma Ernst & Young.

Jack Ciesielski, presidente de la compañía de análisis de inversión R.G. Associates, espera que más empresas sigan el ejemplo de P&G si las condiciones no mejoran. “Yo diría que la suerte está echada”, dijo.

Por su parte, el fabricante de medicamentos Merck & Co Inc. sufrió una caída de 715 millones de dólares en sus ganancias durante el segundo trimestre del año, después de que revalorizó sus activos en Venezuela utilizando un tipo de cambio menos preferencial.

Pero P&G tuvo un mayor impacto, fruto de los problemas cambiarios en la nación caribeña. El mayor fabricante de productos de consumo masivo del mundo anunció la semana pasada un cargo de 2,100 millones de dólares sobre sus ganancias, reflejando las limitaciones que tiene la empresa para conseguir en Venezuela divisas a la tasa oficial más económica que le permita repatriar sus dividendos.

A partir del tercer trimestre, P&G excluirá los resultados operativos de sus filiales venezolanas en sus estados financieros consolidados.

El golpe para las empresas de Estados Unidos por la situación en Venezuela se aceleró desde febrero, cuando su presidente Nicolás Maduro devaluó el bolívar en un 70 por ciento al implementar un nuevo sistema cambiario conocido como Simadi.

Hasta entonces, muchas compañías estadounidenses valoraban sus activos venezolanos, monetarios y no monetarios, al tipo de cambio más barato de 6,3 bolívares por dólar. Pero en Simadi, el precio del dólar se cotiza en alrededor de 200 bolívares.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces