Capeados

Los alimentos capeados, posteriormente fritos tienen un sabor especial y una presentación excelente. En las diversas regiones del mundo la gente ha desarrollado sus propios métodos para cubrir su comida con pastas exquisitas, esto nos proporciona gran variedad de ideas para preparar cubiertas deliciosas. A continuación te presentamos algunas opciones...........

1- Para medio kilo de alimento, mezcle en un recipiente un huevo y una cucharada de agua fría, agregue sal y pimienta (media cucharadita de cada una).

Ponga el pan molido (una taza y media) en un recipiente de fondo plano. Recubra el alimento con una capa ligera de pan, luego sumérjalo en el huevo, y por último otra vez en el pan. Colóquelos en una charola para que no se encimen. Cuando termine, métalos al refrigerador por 25 minutos, esto ayuda a eliminar el exceso de humedad.

Para freír: Ponga suficiente grasa en un sartén, caliéntela a fuego mediano, cuando esté bien caliente, agregue el alimento. Ya que el lado inferior esté cocido, voltéelo; es importante que sea una sola vez y con un utensilio que no rompa la cubierta.

En una charola ponga papel absorbente y ahí coloque las piezas que van saliendo.

Si desea capear con harina u hojuelas puede sustituirlas por el pan, o incluso hacer una mezcla.

Otra alternativa en esta preparación es usar leche en lugar de huevo.

2- Pasta japonesa

Cierna una taza de harina, media cucharadita de sal, y media cucharadita de bicarbonato; agregue una taza de agua y dos claras de huevo. Mezcle los ingredientes y luego bátalos bien hasta que quede una pasta fina sin grumos.

Sumerja en la pasta el alimento que va a capear, escurra el exceso, póngalos en una charola y métalos al refrigerador, de 30 minutos a un hora. Para freír, siga los mismos pasos de la receta anterior.

3- También podemos capear el alimento enharinándolo y sumergiéndolo en huevo; éste se prepara de la siguiente manera. En un recipiente perfectamente seco se bate la clara de huevo hasta que quede a punto de turrón y se incorpora la yema. Ya que tenemos la pieza cubierta se fríe en aceite bien caliente. Solo se voltea una vez.