Amy Rizor, Anita Heredia, Ofelia Barrios, Christina Kleaman, Chris Minnes, Oscar Bazet, Adrian Graber, Shinue Jiménez, Martín Domínguez, Andrés Calzada, Juan Pérez, José Romero, Juan Olais, Natividad Aguirre, Luis López, Alex Hernández, Humberto González, Juan Álvarez; captados en diálogos de reabajo


Diálogos de trabajo acerca de la independencia.

Andando por aquí y por allá en busca de noticias para resaltar algo de lo bueno que sucede en esta área de Michiana, nuestro reportero logró captar a este grupo de trabajadores estadounidenses e hispanos, en su mayoría bilingües.

He aquí retazos de afirmaciones hechas por ellos mismos, a la luz de un breve diálogo que sostuvieron a la hora del almuerzo:

“... las relaciones entre los pueblos se generan como producto de la convivencia cotidiana, del intercambio de ideas y del conocimiento”.

“... La disposición al trabajo, las relaciones humanas y la aceptación a nuestros semejantes son la vía más rápida para el enlace de las naciones”.

Aun cuando el tema principal gira casi siempre alrededor del trabajo, son miles los que a diario procuran intercambiar cono-cimientos acerca de sus costumbres, historia, gustos, tradiciones y proyectos per-sonales. Con respeto y esfuerzo mútuo se producen los diálogos más interesantes entre gentes de diferentes culturas, lo cual contribuye al desarrollo de nuestra respectiva patria.

Nuestro grupo en cuestión finalizó su almuerzo cotidiano recordando la Independencia de México, que data de 1810, mencionando a sus héroes y mártires, Don Miguel Hidalgo, José María Morelos, Ignacio Allende, Iturbide y Josefa Ortiz de Domínguez.

De vuelta a su puesto de trabajo, alguien comentó que un día 13 de Septiembre de 1847, hace 155 años, en el cerro de los Chapulines, las tropas Méxicanas y Estadinenses sostuvieron una batalla. Otro añadió que los Cadetes, Juan Escutia, Vicente Suárez, Juan de la Barrera, Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca y Agustín Melgar, conocidos por la historia de México como los Niños Héroes, ofrendaron su vida por la patria que les vio nacer, no obstante su corta edad, .

Hoy en día, son muchos los ciudadanos de diversos orígenes que tratan de convivir fraternalmente y estrechar lazos de amistad mientras se desempeñan como compañeros de trabajo, a pesar de las diferencias económicas y sociales.

 

Historia de Apan, Hidalgo • (parte final)

En la edición anterior estuvimos hablando de generalidades de Apan. Esta vez hablaremos de grandes terrenos históricos que rodean la ciudad, conocidos como las ex-haciendas.

Ex-hacienda de San diego Tlalayote: Localizada al noroeste de Apan, dominio de los Condes de Orizaba en 1699. El casco tiene dos plantas y la casa del hacendado se encuentra en la parte alta. En su interior se pueden apreciar también dos coches de la época: una volanta para dos personas y una diligencia; para mas de dos personas .

Se pueden apreciar purificadores de agua hechos de cantera en forma de pirámide cuadrangular, los cuales trabajaban con arena y carbón. La tienda de raya intacta, como escuchándose aún el famoso estribillo.

“tanto que te debo
tanto que te doy
tanto que te apunto,
tanto que me debes”

Ex-hacienda de San Antonio Toca: También conocida como San Lorenzo Tetlapayac. Se localiza al sur de Apan, a 8 kilómetros, y se caracteriza por su hermoso jardín denominado “Jardín de las Monjas”. Su nombre es una mezcla de vocablos Español y nahuatl. Su actual dueño es el señor Rubén López Calderón. Su capilla, dedicada a San Antonio, contiene oleos de mucho valor; sus misales de la sacristía datan de 1586, 1570 y 1736. Sus rasgos hacen pensar que por mucho tiempo sirvió como convento; su tinacal está actualmente en servicio y produce pulque de exportación.

Exhacienda de San Antonio Zotoluca: Localizada al suroeste de la carretera municipal; 12 Kilómetros a la izquierda de la carretera Apan-Calpulalpan. Su actual propietario es el señor Antonio Anaya.

La capilla cuenta con un ecléctico compuesto de elementos góticos por sus arcos ojivales en sus tres cuerpos. Aun cuando no ha sido remodelada deja entrever la gran riqueza de su época y ha servido de escenario para la filmación de varias películas entre ellas “La mascara del zorro” protagonizada por el actor español Antonio Banderas.