Hemisferios Cerebrales

El cerebro es un órgano esencial para nosotros, forma parte del sistema nervioso central y es ahí donde logramos entender lo que sucede a nuestro alrededor, responder ante estímulos, aprender cosas nuevas, recordar eventos, procesar sentimientos y organizar nuestras acciones y movimientos.

El cerebro está formado por dos hemisferios, es decir, dos lados iguales en forma y separados por una estructura de nervios con conexiones entre los dos. Los hemisferios cerebrales funcionan de forma diferente, y generalmente en una persona domina un lado u otro. El cuadro siguiente muestra las características de una persona de “cerebro derecho” o “cerebro izquierdo”. Al revisar este cuadro usted puede notar que tiene habilidades y gustos de ambas columnas, esto es porque aunque un lado del cerebro domine, somos seres humanos íntegros y tenemos el potencial para desarrollar todas las áreas de nuestro cerebro. Es más, debemos ejercitar nuestro lado poco dominante. Esta demostrado que al hacer esto, se forman más y más conexiones nerviosas entre un hemisferio y otro.

Nunca es tarde para empezar, si le cuesta trabajo expresarse con palabras, consiga un diccionario de sinónimos y tráigalo siempre. Si jamás ha dibujado algo, tome unos plumones e inténtelo, se va a sorprender! Si por naturaleza es una persona desordenada y olvidadiza, verá como un poco de orden y marcar sus actividades en un calendario la ayudarán. En cambio, si a menudo siente la necesidad de planearlo todo, de resolverlo todo, pues aprenda a despertar su intuición, permítase soñar y pensar sin rumbo un ratito. Tome en cuenta que si le cuesta trabajo aprender algo nuevo, el inglés, por ejemplo, tal vez la forma de enseñanza no es compatible con usted. Entonces utilice varios métodos, a través de imágenes, escritura, pláticas, con palabras chicas o con palabras frecuentes en su ámbito de trabajo.

Cerebro Izquierdo:

  • linear: Entiende los problemas por pequeñas partes, que al organizarlas le dejan comprender la situación.
  • secuencial: Procesa su información en forma secuencial, no empieza otra cosa antes de terminar lo primero; frecuentemente hace listas de cosas por hacer.
  • simbólica: Entiende la representación de objetos por símbolos, como en las matemáticas, al escribir utiliza abreviaturas.
  • lógica: Tiene que entender una relación entre las cosas para comprenderlas, tiene facilidad para analizar los problemas.
  • verbal: Las palabras le llegan fácilmente y prefiere expresarse así, que a través de acciones.
  • realista: Es alguien bien orientado, que llega a tiempo a sus compromisos.

Cerebro Derecho:

  • holista: Entiende los problemas en grande y se regresa a investigar lo que los compone. A menudo se da cuenta de conocimientos que no sabe como obtuvo.
  • al azar: Puede hacer varias actividades al tiempo, tiende a ser desordenado.
  • concreto: Para entender algo, necesita sentirlo, ilustrarlo o verlo. Es una persona creativa para expresarse.
  • intuitivo: Muchas veces resuelve sus problemas tomando en cuenta sus sentimientos, a menudo le dan “corazonadas” sobre ciertas situaciones.
  • visual: Es hábil en el dibujo, aprende y explica con imágenes, al hablar utiliza sus manos y otros gestos.
  • idealista: A menudo pierde la noción del tiempo cuando está haciendo algo, olvida citas y compromisos con frecuencia.

 

Capas y Capas de beneficio

La cebolla es un vegetal básico en toda cocina latina. Además de su sabor fuerte y delicioso, está cargada de nutrientes esenciales como vitamina C, potasio y ácido fólico. La cebolla tiene muchas propiedades curativas y componentes específicos que pueden mejorar su salud. Se ha descubierto una sustancia, la quercetina, que funciona como antioxidante y antialérgico. Esto quiere decir que el utilizar cebollas como parte de su dienta integral le ayudará a disminuir el riesgo de cataratas, de envejecimiento prematuro, así como a disminuir una reacción alérgica como el asma y la urticaria.

Uno de los beneficios más interesantes de la cebolla es su capacidad para estimular la circulación. Esta verdura evita que se agreguen las plaquetas, es decir, mantiene la sangre líquida y circulando dentro del sistema vascular, así evitando infartos o derrames.

Encuentre mejoría al colocar una cebolla asada sobre golpes y moretones, o tome suplementos de cebolla para una fuerte acción anti-inflamatoria.

En algunos estudios se ha encontrado que el consumo de cebollas aumenta la fuerza y densidad del hueso, haciéndolo 17% menos propenso a las fracturas. Es importante considerar esto en todas las edades, especialmente en mujeres mayores de 45 años.