Mi Nena Lori

Por Humberto H Hernandez

Tel: (574) 522-8727

Los asistentes lo comentaron: “esta fue una hermosa boda”. Y se referían a la registrada en Elkhart, IN, el pasado 9 de agosto donde el Sr. Heber Uriel Hernández tomó por esposa a la Srita. Loraine Jeanette Wisler.

“Una joya, a pesar de su belleza, es fría y dura. Mi Nena, (my little girl) es mucho mejor que una joya y con gusto te la entrego, Heber”, dijo el reverendo James Wisler al oficiar en esta ceremonia. La Sra. Patricia Wisler, madre de Lori asentía conmovida desde la primera banca del santuario.

Inglés, portugués y castellano fueron los idiomas usados en la ceremonia, realzada con música en los tres idiomas por Emanuel, Caraman (de Rumania), Carla Wisler y Mikel Wisler (de Indiana) y Renata Ferreira de Brasil.

Lori nació en Brasil mientras sus padres servían como misioneros en ese país y combinó su educación primaria y media tanto de dicho país como de los Estados Unidos. Su carrera universitaria la llevó a cabo en Bethel College donde obtuvo su licenciatura (B.A.) en Educación Física. Al recibirse estuvo trabajando como instructora en educación física y desde hace tres años es directora Ejecutiva de El Faro, organización que asiste a los hispanos a ajustarse y desarrollarse en su nueva cultura en este país. Al mismo tiempo Lori trabaja con la compañía Media Duplication and Suplies de South Bend, IN.

Heber, originario de la Ciudad de México, es hijo de los señores Ángel e Irene Hernández, y vive en Elkhart desde 1995. Es supervisor en la empresa CoLift en la misma ciudad, especialista en electrónica e instructor voluntario de castellano en El Faro. Además toca percusión en el ministerio musical de su iglesia.

Los contrayentes se conocieron en la Iglesia Misionera El Divino Redentor, de la cual son miembros activos.

El padre de la novia fue auxiliado en la ceremonia por los reverendos Paul Mast y Humberto Hernández, pastores de la pareja.

La Iglesia Misionera Cedar Rd, en Osceola, IN, sirvió de elegante encuadre para esta boda. La recepción se llevó a cabo en los prados de Bethel College, en Mishawaka, lo cual añadió romanticismo esa tarde asoleada y veraniega. El restaurante Mi Tierra, de Elkhart, sirvió variados platillos en el lugar.

La fecha tan especial atrajo a numerosa concurrencia de lugares remotos del continente y de ultramar, desde la Ciudad de México hasta Europa pasando por Arizona y Brasil.

La pareja viajó al extranjero para su luna de miel y hacen en Elkhart su residencia nupcial.