Se denunciará la injusticia en la conferencia de Cancún

Por las políticas distorsionantes del comercio del norte industrial, agricultores del mundo en desarrollo dejan de recibir 24.000 millones de dólares al año, advirtió una organización académica independiente financiada por el Banco Mundial y agencias de la ONU.

El Instituto Internacional para la Investigación en la Política Alimentaria (IFPRI) sostuvo que, con sus prácticas proteccionistas y subsidios, los países industrializados impiden que el sur en desarrollo exporte 40.000 millones de dólares al año en productos agrícolas.

Eliminar esas políticas triplicaría las exportaciones agrícolas netas de los países en desarrollo, según el estudio titulado "¿Cuánto duele? Midiendo el impacto de las políticas de comercio agrícola en los países en desarrollo".

A poco tiempo de la conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Cancún, México, el estudio establece los daños inmediatos que las políticas agrícolas de naciones industrializadas ocasionan a la economía de los países más pobres.

En términos absolutos, grandes exportadores agrícolas como los países de América Latina y el Caribe serían los mayores ganadores de la remoción de las medidas distorsionantes del comercio: un aumento de 8.300 millones de dólares en los ingresos anuales por las ventas de ese sector, según los cálculos del IFPRI.

Las exportaciones de los países en desarrollo de Asia aumentarían 6.600 millones de dólares, y las de Africa subsahariana, cerca de 2.000 millones de dólares.

América Latina, con una población rural más reducida, se ve menos afectada, agrega el informe.

En términos absolutos, China es el país que sufre las mayores pérdidas ­2.300 millones de dólares­, seguido por India, con 1.100 millones.

Más de la mitad del desplazamiento de exportaciones es atribuible a las políticas de la Unión Europea (UE), algo menos de un tercio a las de Estados Unidos y 10 por ciento a las de Japón, según IFPRI.

El estudio exhorta a las naciones industriales a acordar un significativo descenso de sus medidas proteccionistas y de sus subsidios, y un aumento concomitante de los recursos invertidos en el mundo en desarrollo.

Pero los expertos del IFPRI advirtieron a los países en desarrollo contra el establecimiento de medidas de protección al sector agrícola, que aumentarían el costo interno de los alimentos.

Esos países deberían modificar sus prioridades presupuestarias e invertir más en agricultura y en desarrollo rural, lo cual requerirá recursos financieros internacionales durante un periodo de transición, según el informe.