QUERÉTARO

Por Karime Perea

Callejones adoquinados y magnífica arquitectura llevan a quien visita estos espacios a un recorrido por el tiempo, pasando por la colonia que ha dejado huella en la ciudad.

Su clima agradable durante la mayor parte del año, sus atractivos variados y su brillante participación en la historia hacen de Querétaro un destino perfecto en cualquier época e interesante para todas las edades.

Se localiza en el centro del país, a . 222 km de la ciudad de México.

Se fundó el 15 de julio de 1532 y su estratégica ubicación geográfica fue su carta principal en la Nueva España.

Ha sido dos veces la capital de la República Mexicana; primero en 1848 y luego en 1916, cuando Venustiano Carranza ocupó la ciudad.

Su Centro Histórico fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Uno de sus monumentos característicos es el Acueducto, obra de la arquitectura civil que en cierto tiempo sirvió para llevar agua de los manantiales al oriente de la ciudad. Se inició en 1723; cuenta con 72 arcos de mampostería, el mayor de ellos con una altura de 23 m, y claros de 13 m. El agua era conducida a un sistema de fuentes públicas, que aún se conservan.

La ciudad Santiago de Querétaro además de ser histórica y monumental es limpia y su mayor riqueza la tiene en su gente amable. El visitante deseará un pronto regreso.

El estado de Querétaro tiene como límites; al norte San Luis Potosí, al este Hidalgo, al sur el Estado de México y Michoacán, y al oeste Guanajuato.

En el sur del estado el clima es templado húmedo con lluvias abundantes en verano y granizadas frecuentes. En el centro encontramos climas secos, con pocas lluvias en verano y temperatura variada. El norte es árido.