La ciencia en breve: ¡El universo a tu alcance!

Un Servicio de La Red Hispana de Radio (HRN) y La Fundación Self Reliance

La pornografía puede causar una ceguera temporal, concluyen los investigadores

¿Tú pensabas que tu mamá estaba bromeando al decirte que las fotos pornográficas podían dejarte ciego? Bueno, pues ella estaba en lo cierto, según afirman Steven Most de la Universidad de Yale, y otros colegas investigadores. En un estudio publicado en Psychonomic Bulletin and Review, ellos reportan que mirar imágenes pornográficas o sangrientas pueden crear un estado mental temporal conocido como “ceguera inducida por la emoción”. De acuerdo con una información que aparece publicada en la revista The Economist, los expertos determinaron que las personas no pueden procesar lo que ellos ven, durante un tiempo de entre dos décimas y ocho décimas de segundo, luego de observar una foto erótica o sangrienta. Most afirma que este efecto se debe a un agolpamiento de información que ocurre a medida que el cerebro se ve sobrecargado por información nueva y crítica. Los investigadores dicen que este fenómeno tiene su origen en una época en que el cerebro humano todavía estaba desarrollándose y no existían las fotografías. Para el hombre antiguo, una escena sangrienta o explícita desde el punto de vista sexual tenía implicaciones muy reales y críticas: el primer caso tenía un posible efecto en la supervivencia, y el segundo estaba relacionado con la reproducción. En tiempos modernos, una imagen no implica necesariamente consecuencias graves, pero el cerebro reacciona de igual manera que en la antigüedad. El hallazgo de Most y sus colegas investigadores tiene implicaciones significativas para los conductores que pueden sentirse distraídos por una valla publicitaria con algún contenido sexy, y para aquellos que estén considerando el testimonio de los testigos de una escena criminal sangrienta.

Los científicos revelan misterio inca
Los investigadores han anunciado un adelanto en los esfuerzos para descifrar el misterio del kipu, las enigmáticas cuerdas matemáticas creadas en los Andes de Sudamérica por las sociedades Incas y precolombinas. Algunos han especulado que los complejos racimos eran usados para comunicar información a través de los vastos dominios del imperio Inca, que se extendía a lo largo de la costa oeste de América del Sur entre el año 1400 y 1532 de nuestra era. Otros afirman que esas cuerdas pueden también representar sacrificios de animales, o tenían simplemente una función a la hora de contar historias. En un nuevo estudio, Gary Urton, un antropólogo de la Universidad de Harvard, junto a su equipo de investigadores, usaron la tecnología moderna de computadoras para analizar las relaciones matemáticas en un grupo de 21 kipus descubiertos en 1956 cerca de Lima, la capital de Perú, y concluyeron que siete de ellos estaban numéricamente relacion-ados. Esta es la primera relación matemática hallada entre el kipu y pudiera ayudar a determinar qué tipo de información ellos guardaban. “Lo que constituye un reto es que a pesar de que podemos leer estos valores numéricos que se encuentran atados en las cuerdas, no sabemos a lo que se refieren”, dijo Urton, el principal autor del estudio, publicado en la revista Science. Urton cree que es muy probable que el kipu fuera utilizado para expresar una deuda de impuestos, los cuales eran pagados por los incas al trabajar una determinada cantidad de días al año en proyectos públicos.