La venganza de las chinches

La idea de que a uno le chupen la sangre mientras duerme tranquilamente es como algo de pesadillas. Sin embargo, está ocurriendo en las camas de todo el país. Luego de una larga ausencia en Estados Unidos, las chinches han regresado con fuerza, dice una información de Prensa Asociada. Estos insectos de forma ovalada y sin alas se alimentan de la sangre de los humanos y los animales, dejando ronchas e inflamación. Parecía que esos insectos habían sido extinguidos en los años 50. Sin embargo, en los últimos cuatro años, el número de reportes de chinches se ha quintuplicado en todo el país, principalmente en hoteles, hospitales, residencias universitarias y en otros lugares donde existe una población que llega y se va. Los expertos atribuyen su resurgencia a la gran movilidad de las sociedades modernas, y sugieren que han regresado a Estados Unidos en la ropa y el equipaje de los viajeros. “No es un secreto que existe un regreso de las chinches”, afirmó Dan Suiter, profesor de entomología de la Universidad de Georgia. A pesar de ser extremadamente desagradables, estos insectos no necesariamente indican insalubridad.