LA LUCHA INMIGRANTE: CINCO TAREAS QUE REQUIEREN MAS QUE PANTALONES

Por: Jimmer Prieto

Hace muchos años soñé que un día gente común del pueblo hispano llegarían a ser los líderes capaces de orientar un movimiento por la dignidad de la vida y los derechos humanos de los inmigrantes en esta área del Norte de Indiana. Ese día está llegando.

Con gran éxito se llevó a cabo la primera reunión de comerciantes hispanos en Goshen, el pasado martes 12 de septiembre. Unas 200 personas entre gente de negocios y miembros de las comunidades de Elkhart, Ligonier y Goshen se dieron cita en el salón cultural La Bamba, propiedad del señor Andrés Avila, trayendo consigo una extensa agenda relacionada con asuntos de inmigración, licencias de conducir y las aspiraciones por la creación de una Cámara de Comercio Hispana.

Se informó acerca de la difícil situación por la que atravieza la gente en estos días, la escasez de trabajo, arrestos por parte de la policía en las fábricas y en las propias casas, persecución por falta de documentos, etc. Los problemas nadie los ignora porque son el pan de cada día. Hasta los niños reflejan estas tensiones en la escuela.

El movimiento ha iniciado y aunque está en su fase más elemental, lo importante es que ya arrancó. Muchos aún creen que se trata de poner en cabeza de un solo hombre la responsabilidad que es de todos, y más aún, que se trata de hablar duro o de “tener pantalones” en las reuniones con el gobierno, como varios afirmaron.

La lucha de los migrantes es muy compleja como para tomar ligeramente el tema: Este no es su país, su estatus de indocumentados los pone en franca desventaja con el sistema, no cuentan con los medios de comunicación ni dinero para financiar su movimiento; tan solo su fuerza de trabajo y su capacidad de lucha.

Pero los pueblos que quieren quitarse de encima la injusticia impuesta por sus opresores deben educarse desde la base para lograr ese objetivo. Con el ánimo de participar desinteresadamente y con el corazón lleno de esperanza porque se oiga la voz de los pobres y oprimidos en los Estados Unidos me permito aportar estas cinco rutas ideológicas para tener en cuenta en las próximas reuniones, al mismo tiempo que felicito el esfuerzo de los organizadores para que este primer encuentro haya sido posible.

1. Una meta común. Qué es exactamente lo que busca alcanzar el pueblo inmigrante con este movimiento? Se necesita trabajar alrededor de una sola idea, una sola meta, una sola mirada al mismo objetivo.

2. Muchos líderes. Se necesita educar a la población oprimida alrededor de esa idea, para que de la misma población vayan saliendo dos, diez, cien líderes capaces de atender las multiples tareas que genera un movimiento por la justicia, de esta magnitud.

3. Educarse alrededor de la meta. Tal vez la lección más difícil de aprender es convencer a los hispanos de la necesidad de participar cada uno con su granito de arena. Quitarles la idea de que todo se reduce a asistir a alguna marcha y punto. Borrar la costumbre de esperar que otros hagan el trabajo y reducirse a aplaudir. Esta actitud ha retrasado en siglos el desarrollo de nuestros países latinoamericanos, donde hemos aprendido a dejar que otros hagan, como si no fuéramos parte de los problemas.

4. Todos los inmigrantes son víctimas de injusticia. El movimiento no puede limitarse exclusivamente a los mexicanos. Nuestra gente de México tiene que cambiar su actitud mental frente a esto y comprender que el movimiento solo puede triunfar cuando cada individuo pueda reconocer el rostro de su hermano oprimido que está en las fábricas, más allá de la nacionalidad o el origen.

5. Solos nada podremos alcanzar. El movimiento inmigrante pretende cambiar un sistema de leyes injustas que los oprime. El pueblo de los Estados Unidos es un gran pueblo y hay entre ellos numerosos grupos y organizaciones por los derehos humanos dispuestos a apoyar esa causa. Debemos contar con esta tremenda fuerza, llamarlos, trabajar con ellos y usar lo que ellos saben hasta alcanzar nuestros objetivos.

Es tiempo de contar con Dios porque El ama la Paz y la Justicia.