Masiva marcha en México contra la inseguridad y el crimen

Bajo el lema ‘Iluminemos México’, miles de personas se volcaron a las calles de la capital mexicana y de otras 60 ciudades del país para decirles ‘no’ a los violentos. La movilización fue promovida por 15 ONG y gremios empresariales ante la ola de violencia que sacude al país y que este año ha cobrado la vida de más de 2 mil personas.

Además de las marchas en el país, se realizaron manifestaciones pacíficas en Madrid (España), San José (Costa Rica), Houston (Estados Unidos) y Tel Aviv (Israel), donde los mexicanos se dirigieron a las embajadas y los consulados para repudiar el crimen. 

Pero la mayor concentración se realizó en Ciudad de México, donde la movilización partió del monumento al Ángel de la Independencia y culminó dos horas y media más tarde en el Zócalo, la mayor plaza del país. Allí se encendieron miles de velas y se cantó el himno nacional.

“Este movimiento surge a raíz de toda esta ola de delincuencia que ha azotado a nuestro país. Los mexicanos estamos desesperados, hartos, llenos de miedo, y sentimos que es momento de volver a tener esperanza”, dijo Gabriela Gómez, integrante del equipo coordinador de las movilizaciones.

Y es que los mexicanos continúan sintiendo el azote de la violencia a diario, pese a que el presidente Felipe Calderón ha adoptado medidas para frenar el avance de la delincuencia. En los últimos años, México se ha convertido en el escenario de múltiples asesinatos, que las autoridades atribuyen en gran medida a los grupos del narcotráfico y el crimen organizado.

Las últimas cifras oficiales señalan que entre enero y mayo de 2008 los asesinatos vinculados al crimen organizado aumentaron 47%. Los secuestros en lo que va del año también han crecido en 9,1%, según el gobierno.

El detonante de las movilizaciones fue el secuestro y asesinato del hijo del empresario Alejandro Martí. El joven, de 14 años, fue ultimado a pesar de que su familia les pagó un rescate a sus captores, entre los que había, al parecer, varios policías corruptos.

Sin embargo, no es el único caso. Datos del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal señalan que desde 1971 y hasta agosto de 2008, un total de 825 secuestrados han sido asesinados en México.

Para la marcha no fueron convocados ni los políticos ni las autoridades, porque los organizadores apostaron a que sea una concentración ciudadana como las que se vivieron en 1997 y 2004.

Al respecto, el periódico El Universal recordó en su editorial que “México llegó a once años de movilizaciones a lo largo de los cuales los avances en la materia son mínimos”.

En el mismo texto, el periódico aseguró que la gran marcha es una señal “de que la gente, esa comunidad a la que con desprecio buscan convencer los políticos a punta de spots y medidas populistas, pide ahora acciones concretas a cambio de votos e impuestos”.