Inicio

elpuentenacionales

  • Edición impresa de Septiembre 1, 2009.

Murió el senador Edward Kennedy

nacio090109f1El senador demócrata Edward Kennedy murió el 25 de agosto a los 77 años, después de padecer un tumor cerebral durante un año. Era el más joven de los hermanos Kennedy y fue el portavoz demócrata más poderoso en Estados Unidos durante décadas.

Heredero de la familia política más poderosa y glamorosa de Estados Unidos durante el siglo XX, se erigió como paladín de las clases trabajadoras y menos privilegiadas, imprimiendo su sello en un amplio cuerpo de legislación en los terrenos de educación, cuidado de la salud y derechos humanos.

“Un importante capítulo de nuestra historia ha llegado a su fin. Nuestro país ha perdido a un gran líder que tomó la antorcha de sus hermanos caídos y se convirtió en el más grande senador de nuestro tiempo”, dijo el presidente Barack Obama en un comunicado.

“Por cinco décadas, prácticamente cada ley para mejorar los derechos civiles, la salud y el bienestar económico del pueblo estadounidense tenía su nombre y era fruto de sus esfuerzos”, agregó el presidente.

Kennedy actuó como senador en 10 presidencias, incluyendo la de su hermano John Fitzgerald Kennedy. Fue mencionado frecuentemente como potencial candidato presidencial, pero dejó de lado toda aspiración a la Casa Blanca después de un fallido intento en las primarias de 1980, y nunca volvió a seguir los pasos de su hermano.

Le diagnosticaron un tumor cerebral canceroso en mayo del 2008 y tuvo varias cirugías, así como un tratamiento intenso de radiación y quimioterapia.

En enero de este año se aseguró de estar presente en la toma de posesión de su colega Obama como el primer presidente negro de Estados Unidos, pero tuvo una crisis durante el almuerzo conmemorativo tras la ceremonia.

Figura dominante en cuestiones del cuidado de la salud, derechos sociales y civiles y relaciones exteriores, Kennedy dejó un legado de legislación de servicio público. También fue una fuerza vital en el proceso de paz para Irlanda y crítico persistente de la guerra en Irak.

Mientras florecía su campaña en el Senado, solía decir: “Mi ambición es el servicio público, y no la búsqueda constante de la presidencia”. Centró su poderosa estatura política, enérgica oratoria y persistentes negociaciones en promover proyectos de ley contra lo que consideraba injusto.

Sumamente popular entre los demócratas, Kennedy solía ser reelegido por amplios márgenes. Y se sintió cada vez más cómodo en su papel de Némesis de los republicanos y líder simbólico del ala liberal de su partido. Con su mechón suelto de cabello blanco y marcado acento bostoniano, matizaba sus enérgicos discursos con su encanto irlandés y su habilidad negociadora para lograr resultados.

El presidente George W. Bush dijo en 2001 que Kennedy era un tipo de persona con la que se podía trabajar. Pero Bush fue también blanco de algunos de sus ataques más enérgicos, particularmente durante la guerra en Irak. Kennedy censuró la guerra por considerarla el Vietnam de Bush, un conflicto “fabricado en Texas” y vendido por el gobierno de Bush para beneficio político.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces