Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Septiembre 20, 2011

WASHINGTON  - Mientras Barack Obama hablaba ante el Congreso y la nación de la urgencia de aprobar su plan de creación de empleos y las cámaras mostraban la reacción de algunos líderes republicanos que prefieren que el barco se hunda antes que colaborar con este presidente, imaginé qué pasaría si tras las próximas elecciones generales amaneciéramos con un presidente republicano y ambas cámaras bajo control republicano.

Nunca he sido dada a creer en discursos de políticos, del partido que sea. Por mi trabajo periodístico, al  llegar a Estados Unidos hace 23 años me registré como votante independiente y así sigo. En 2008, como otros millones en el país, me cautivó el mensaje de esperanza y cambio que presentó nuestro actual presidente.

Como a otros millones, se me pasó el encanto cuando no vi acciones más concretas en favor de una reforma migratoria integral, pero más cuando en su lugar vi el recrudecimiento de medidas policiales que han resultado en la deportación de más de un millón de personas, la mayoría de las cuales no son criminales.

Todavía insisto en que la administración puede hacer más sin que medie el Congreso para regular programas como Comunidades Seguras y 287(g) que han sido el motor del alza en las deportaciones. La insistencia en nacionalizar Comunidades Seguras es inquietante e incluso indignante.

Dicho esto, las alternativas que por el momento nos ofrece el Partido Republicano dan ganas de llorar.

El debate de los aspirantes republicanos de turno a la nominación presidencial republicana no arrojó nada nuevo: ocho aspirantes, seis hombres anglosajones, un afroamericano y una mujer.

Sus respuestas migratorias fueron vagas, y algunas hasta ofensivas. Repitieron la perorata de la seguridad fronteriza antes de hablar de reforma migratoria, a pesar de que el propio gobierno asegura que la frontera es ahora más segura que antes. Evadieron dar una respuesta sobre qué hacer con los 11 millones de indocumentados que ya viven en Estados Unidos. Sólo dos de ellos dijeron que hay que buscar una solución “humana”, aunque no queda claro qué significa eso.

Imaginé el rostro de satisfacción del “terror” de los indocumentados, Lamar Smith, el congresista republicano de Texas que preside el Comité Judicial de la Cámara Baja, si el 7 de noviembre de 2012 amanece con presidente republicano en la Casa Blanca, aunque sea uno de esos que promueven soluciones “humanas”.

Imaginé también si ese presidente republicano cumple algunas de las promesas esbozadas por los precandidatos: revocar la reforma de salud, o impulsar políticas fiscales que sólo beneficien a los más acaudalados.

No estoy justificando a Obama, pero digamos que le estoy dando el beneficio de la duda como quizá lo hagan otros votantes latinos en 2012.

Las encuestas, empero, evidencian el desgaste latino. Según la firma encuestadora Gallup, el apoyo hispano a Obama cayó a 48%. En 2008, Obama logró 67% del voto latino.

Sería bueno que el mandatario se sincerara con nuestra comunidad, que dejara de justificar todos estos programas que han lastimado y separado a muchas de nuestras familias, que algunos que le rodean y asesoran dejaran de lado la arrogancia cuando son cuestionados y entendieran que el voto latino que lo ayudó en 2008 puede salvarlo en 2012 de convertirse en presidente de un soló período.

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces