Inicio

elpuentelocales

  • Edición impresa de Septiembre 20, 2011

La quema de hojas

En unas pocas semanas, las hojas comenzarán a caer de los árboles, como sucede cada otoño. Desafortunadamente, hay algo más que sucede cada otoño: la quema de hojas. En ciertas zonas del condado de Elkhart, el humo sofocante llega a tener proporciones increíbles. Frente a este problema, hacer abono orgánico con las hojas podría ser una buena alternativa a la quema.

Además de ser ilegal en varios lugares, la quema de hojas produce contaminación del aire, aumenta los riesgos de incendio y es nociva para la salud. El humo de las hojas contiene una gran cantidad de partículas tóxicas e irritantes, que pueden acumularse en los pulmones y permanecer allí por años. Estas partículas aumentan el riesgo de infección respiratoria y reducen la cantidad de aire que llega a los pulmones. Para quienes padecen asma y otras enfermedades respiratorias, la quema de hojas puede ser tremendamente dañina.

Las hojas húmedas, que se queman lentamente, sueltan más humo que las secas. Además, emiten más químicos llamados hidrocarburos, que irritan los ojos, la nariz, la garganta y los pulmones. Algunos de estos hidrocarburos son cancerígenos.

El monóxido de carbono es un gas invisible que resulta de la quema incompleta, cosa que sucede al quemar montículos de hojas. Al inhalar gas de monóxido de carbono, éste es absorbido en la sangre, donde reduce la cantidad de oxígeno que pueden asimilar los glóbulos rojos. Los niños, ancianos, fumadores y personas que padecen alguna condición pulmonar o cardiaca crónica son más susceptibles a los efectos del monóxido de carbono que los adultos saludables.

Hacer abono orgánico es una buena alternativa a la quema de hojas. Las hojas secas se deshacen solas, lentamente, con el tiempo, pero usted puede acelerar el proceso al mezclar las hojas con plantas verdes como pasto, restos de alimento y restos de jardín. O bien puede agregar una fuente de nitrógeno, como excremento de ganado o fertilizante comercial. Una buena regla es mezclar una parte de material verde con tres partes de material café (hojas), dejar que se caliente la pila de abono y removerla cuando comienza a enfriarse.

En casa yo tengo muchas hojas cafés, pero poco material verde. Mezclo las hojas con un fertilizante para pasto a medida que las voy juntando. El nitrógeno del fertilizante ayuda a deshacer rápidamente la pila de abono. La remuevo una vez al año y, a la siguiente primavera, las hojas están hechas abono.

Es importante mezclar y voltear la pila ocasionalmente para mantener aireado el abono orgánico. Una pila de buen tamaño debe tener como mínimo tres pies cúbicos. También es importante que esté húmeda (no absolutamente mojada), ya que el agua permite que el calor se distribuya y ayuda a que los organismos del abono orgánico deshagan el material.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces