“Entre Familia”

Desde el escritorio del Pastor Rev.Oscar Ramos

La guerra contra las drogas”

Veo con tristeza en mi corazón como el problema de la droga en Goshen y en otras ciudades del área está creciendo y de manera especial entre los Hispanos. La droga es un producto del mal, que solo lleva a su paso dolor y muerte. Desde el momento de cultivarse ésta, comienzan las injusticias para unos y las ganancias deshonestas para otros. La violencia y la intimidación son los nutrientes con que se abona y la muerte y la desesperanza son sus frutos.

La atracción que el dinero ejerce para algunos les hace ser presas fáciles ante la bestia que es la droga. El espejismo de ganancias millonarias en poco tiempo les hace perder toda idea de la realidad y de lo que verdaderamente están poniendo en la balanza de sus vidas. Algunos tienen que llegar hasta “asesinar” sus conciencias para poder vivir sin tener temor de mirar a sus propios hijos a la cara. Al menos esa es mi explicación ante la indiferencia y la falta de vergüenza que muestran algunos ante sus propias familias. Siempre me he preguntado como es posible que un padre o una madre, quienes están metiendo droga en nuestras comunidades, no piensan (o no quieren pensar) que sus hijos y familiares pudieran sucumbir ante éste “monstruo de mil cabezas”. Como es posible para ellos, mirar a sus hijos a la cara y no sentir que ésta se te cae de vergüenza. Tal vez no se ponen a pensar lo importante que es para nuestros hijos la imagen que nosotros como padres y madres les damos.

En mi humilde opinión, la explicación que le doy a todo esto es que el amor al dinero, como bien dice la Sagrada Escritura, es la madre de todos los vicios. El amor al dinero viene quizá como resultado de pensar que éste es sinónimo de felicidad en la vida. Es un error garrafal pensar de ésta manera. El dinero debe de entenderse solo como un medio y un instrumento y nunca como un fin en sí mismo. Conozco muchas familias infelices con mucho dinero en sus cuentas bancarias y otras muy felices apenas con lo necesario en la vida. Tampoco quiero dar la impresión de que toda persona pobre debe por ende ser feliz. La verdad es que también la ausencia de las cosas básicas en la vida es un atentado en contra de la dignidad humana y en contra del plan de Dios para cada ser humano.

Quiero hacer un humilde pero genuino y profundo llamado a todos aquellos y aquellas que obtienen ganancias deshonestas de la venta de droga en nuestras comunidades, a que respondan como hombres y mujeres y abandonen esa mala práctica. Les hago un llamado por lo más grande que ustedes tengan en sus vidas, a que se detengan y reflexionen profunda y sinceramente sobre su papel de padres, madres, hijos, hijas, hermanos, hermanas o simplemente miembros de esta comunidad a la cual todos nutrimos y de la cual nos nutrimos. Pídele perdón a Dios y a todos aquellos a quienes has ofendido y comienza hoy una Nueva Vida en Jesucristo. Todos podemos, si queremos pagar el precio, experimentar la Vida Abundante que Dios nos ha dado en Jesucristo. Sé valiente y comiénzala hoy!

Rev.Oscar Ramos • Coordinador del Ministerio Hispano en la Conferencia del Norte de Indiana

209 E. Jefferson St. Goshen, IN 46528 • Tel. (574)534-8046 (of) (574)596-4533 (cel)

E-mail: Oscarramos10@msn.com