“El Médico entre Nosotros”

Por: Rose Gillin.M.D.

El Dolor de Espalda

Hace poco, mi esposo se lastimó la espalda y estuvo 10 días sin poder ir a su trabajo. Los primeros tres días no se podía sentar, ponerse de pie o moverse sin dolor muy fuerte. Desde entonces se ha quedado sorprendido de cuántas personas le han dicho que ellos también han sufrido de dolor de espalda severo.

El dolor de espalda es uno de los problemas más frecuentes hoy en día. Se estima que 4 de cada 5 personas sufrirán de dolor de espalda severo en algún momento de sus vidas. Después del catarro, el dolor de espalda es la causa más común de ausencias al trabajo en nuestro país en las personas de menos de 45 años de edad.

El área de la espalda mas comúnmente afectada es el área lumbar - cerca de la cintura. Es ahí donde tenemos la mayoría del movimiento y flexibilidad de la espalda. Cuando la espalda lumbar se encuentra afectada, el movimiento normal del cuerpo - el caminar, voltearse, doblarse, sentarse, levantar objetos, etc. - ya no puede ocurrir. La persona no puede llevar a cabo sus actividades normales.

La persona que de momento siente dolor en la espalda puede sentirlo solamente en la espalda o puede sentir que el dolor se corre hasta las piernas o los pies. Muchas veces ocurre cuando la persona está participando en actividades que envuelven levantar objetos pesados, cuando está cansada o cuando no está acostumbrada a la actividad que está haciendo. La mayor parte de los casos de dolor de espalda no son problemas serios y mejoran con tratamientos sencillos. Estos incluyen tensión y espasmos musculares, tensión en los ligamentos (los tejidos que unen los huesos), o inflamación leve de un disco. El dolor puede ser muy fuerte, pero la condición no es peligrosa. Es importante hacerse un examen médico para asegurarse de que no sea una condición seria.

Cuando el problema es muscular o de ligamentos, la persona debe descansar un corto tiempo. El médico puede que le recete algún medicamento para el dolor, la inflamación y los espasmos musculares. También le debe recomendar hacer ejercicios para estirar y fortalecer la espalda. A veces es necesario participar de terapia física. Si con estas medidas el dolor no mejora, el médico necesitará volver a evaluar a la persona y quizás lo envíe a hacerse varias pruebas o consultar con un ortopedista. El ortopedista generalmente trata las condiciones más serias.

Para evitar lastimarse la espalda hay varias cosas que cada persona puede hacer. Haga ejercicio regularme para mantener sus músculos fuertes y flexibles. Aprenda a levantar objetos pesados adecuadamente. Si son muy grandes o pesados consiga quien le ayude a levantarlo. Trate de mantener su peso apropiado ya que el sobrepeso le pone mucha tensión a la espalda. No fume. Mantenga buena postura al estar de pie o sentado.