Orgullo Hispano

Por: Lupita Zepeda

Qué contentos nos sentimos cuando vemos que alguno de nuestros chicos hispanos sobresalen en alguna actividad, ya sea en el deporte, la escuela o en las artes. Sabemos que no es fácil para nuestros jóvenes enfrentarse al sin fin de tentaciones que existen en esta sociedad, pero Nathan Montiel es un modelo a seguir, él es un chico que ha salido a flote en nuestra comunidad tal llena de presiones para los muchachos de su edad. El es de descendencia Venezolana, es el 4º hijo de Luis y Luz Montiel. Sus hermanos mayores son Luis Gabriel, José Angel y Daniel y su hermano menor es Nathaniel.

Nathan nació en Phoenix, Arizona el 24 de Octubre de 1983. Desde niño se ha destacado por su gran habilidad en los deportes, participando en dos o tres deportes al mismo tiempo, además de no descuidar sus estudios, desde pequeño su papá y su mamá siempre lo acompañaban a el y a sus hermanos a practicar deporte al parque. Gracias a los talentos que Dios le dió y al gran apoyo que ha recibido siempre de sus padres y hermanos, para Nathan ha sido muy fácil sobresalir. Durante el 7º y 8º grado practicó basquetbol y lucha quedando como campeón. Además en esos mismos años fue capitán del equipo de fútbol americano y participó también en atletismo. Durante los 4 años de high school jugó basebol y fútbol soccer. El ha acumulado desde la escuela primaria hasta la preparatoria un total de 72 diplomas, 30 trofeos y 18 medallas además de más de 20 placas tanto a nivel académico como deportivo.

Nathan lleva una vida muy saludable, no solo en lo físico y material sino también en lo espiritual. Es un chico con muy buenos principios morales y mucha fe. Su vida esta llena de ilusiones y proyectos que estamos seguros va a realizar. En los dos últimos años de High School durante el verano trabajó en Parques y Recreación de la ciudad de Elkhart, como entrenador de un equipo de basebol de niños, el cual quedó campeón de la temporada. Natha consiguió una beca para estudiar en el colegio Bethel en donde actualmente vive y estudia para maestro de deportes. Nathan les recomienda a los jóvenes Hispanos aprender a reconocer sus habilidades porque Dios a todos nos dio talentos y que siempre actúen con entusiasmo, empeño, insistencia y dedicación.

El próximo año viajará con el equipo de basebol del colegio, a Florida. Les deseamos mucha suerte. Ojalá ganen.

¡Nathan es un Hispano más, del cual nos sentimos orgullosos! ¡¡Felicidades Nathan!!