Más poder a la CIA contra Terrorismo

El presidente estadounidense, George W. Bush, ordenó la creación de un Centro Nacional Antiterrorista y la ampliación temporal de los poderes del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), informaron funcionarios de la Casa Blanca.

Las cuatro órdenes ejecutivas y dos directivas presidenciales firmadas por Bush “nos ayudarán a dar nuevos pasos para mejorar nuestra capacidad de hallar, perseguir y detener a los terroristas”, dijo el portavoz de la presidencia, Scott McClellan.

“Las órdenes ejecutivas incluyen autoridad adicional para el director de la CIA —autoridad temporaria debería decir— para realizar muchas de las funciones que eventualmente serán asumidas por el director nacional de inteligencia”, agregó.

Funcionarios de la Casa Blanca afirmaron que las medidas de Bush constituyen un primer paso hacia la creación del puesto de director nacional que controle los 15 organismos de inteligencia estadounidenses, propuesta central de la comisión que investigó los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Esos ataques, así como la imposibilidad de encontrar armas de destrucción masiva en Irak —pese a que su presunta existencia fue el principal argumento de Bush para invadir ese país— llevaron a un arduo debate en la actual campaña electoral estadounidense sobre la reforma del sistema de inteligencia.

Bush estaba bajo presión para aprobar varias propuestas, incluyendo la creación de un director de inteligencia nacional que sustituya al jefe de la CIA.

McClellan indicó que la Casa Blanca seguiría trabajando con el Congreso para propiciar la legislación necesaria para tal cargo, y agregó que el nuevo funcionario tendrá autoridad en materia de presupuesto y personal.

La ampliación temporal de poderes, el criterio del director de la CIA prevalecerá sobre el de otros altos funcionarios, incluyendo el secretario de Defensa, cuando haya discrepancias sobre el lugar donde desplegar agentes de inteligencia clave.

Según la orden presidencial, el nuevo Centro Nacional de Antiterrorista se ocupará de centralizar la información sobre aspecto y coordinará la respuesta del gobierno.

Bush también aprobó directivas para alentar el intercambio de información entre las agencias de inteligencia, estandarizar los procedimientos de identificación de funcionarios con acceso a instalaciones clave y mejorar la efectividad de las medidas que buscan impedir la entrada en Estados Unidos de terroristas o sospechosos de terrorismo.

Las actuales autoridades militares y de inteligencia opinaron que el Congreso debería actuar con cautela y advirtieron que una reforma demasiado precipitada sería más dañina que beneficiosa.

El rival del Presidente en los comicios del 2 de noviembre, el senador demócrata John Kerry, apoyó todas las recomendaciones de la comisión.

El nuevo jerarca asumiría algunas de las funciones principales de la CIA, y se convertiría en el principal asesor en materia de inteligencia del presidente.