Una reforma al sistema de Seguridad Social dará a los latinos mayores oportunidades de poseer una porción del “Sueño Americano”

Por Robert De Posada

Tras cumplir 70 años de existencia el 14 de agosto, el sistema de Seguridad Social enfrenta graves problemas que amenazan su capacidad de proporcionar una jubilación segura a todos los estadounidenses. Ésta es una realidad mucho más evidente aún en el caso de los latinos, ya que para sustentarnos dependemos en mayor proporción del sistema.

Un reciente estudio realizado por el Retirement Security Project concluyó que las familias hispanas han ahorrado menos para su jubilación que el promedio ahorrado por el total de personas que ganan la misma cantidad de dinero. Por ejemplo, un hogar hispano que obtiene ingresos en un rango de 50 mil a 75 mil dólares al año, ha ahorrado 900 dólares en sus contribuciones para los planes de jubilación IRA y 401 (k). La cifra equivale sólo al 5,6 por ciento de los 16 mil dólares que ahorran en promedio, a nivel nacional, las familias que obtienen el mismo ingreso.

Un sistema de Seguridad Social robusto es esencial para nosotros, porque el sustento de muchos latinos jubilados depende de la Seguridad Social. De acuerdo a la agencia que administra el sistema de Seguridad Social, éste aporta casi el 75 por ciento del ingreso de los ancianos hispanos beneficiarios del programa. Más aún, cerca del 30 por ciento de las parejas de ancianos latinos dependen por completo del sistema de Seguridad Social.

Y aunque sólo el 5 por ciento de los 33 millones de hispano-estadounidenses son mayores de 65 años y elegibles para recibir una jubilación de la Seguridad Social, en las próximas décadas ese porcentaje aumentará enormemente, agravando aún más la situación, a menos que podamos revertir las tendencias.

Lo que más preocupa es que la Seguridad Social no esté disponible cuando las futuras generaciones de trabajadores hispanos se jubilen. De hecho, cuando nuestros hijos terminen sus estudios de enseñanza secundaria, el sistema de Seguridad Social estará pagando un monto de dinero mayor al que reciba. Se calcula que el sistema entrará en bancarrota para el año 2042, a menos que se apliquen reformas. Y está claro que el costo de mejorar el sistema de Segu-ridad Social aumenta con cada año que el Congreso retrasa la introducción de esos cambios.

Los latinos necesitamos un sistema de Seguridad Social robusto. Y necesitamos encontrar la forma de aumentar y administrar los montos de dinero que nuestras familias destinan a sus ahorros de jubilación. Por eso, una reforma al sistema de Seguridad Social que incluya la creación de cuentas personales de ahorro voluntario para la jubilación es tan importante para nosotros.

El aumento del ahorro es una prioridad para Latino Coalition. Hay mucho en juego en la discusión sobre el sistema de Seguridad Social. Éste ha sido base fundamental de jubilación para tantos estadounidenses, durante los últimos 70 años. Debemos salvar el sistema de Seguridad Social. Y debemos mejorarlo.

Es necesario que nuestros líderes del Congreso sepan lo importante que es el sistema de Seguridad Social para la comunidad latina.

 

Robert De Posada es Presidente de Latino Coalition, una organización nacional de apoyo con sede en Washington, D.C.