Los tiempos difíciles en la vida

Muchas veces ocurren situaciones en nuestra vida que nos hacen ver el futuro oscuro. Cosas ajenas a nuestra voluntad causan nuestra desgracia, sea en la forma de un accidente o como en el caso de las víctimas de los huracanes.

También perdemos y sufrimos debido a un divorcio, fracaso en el negocio, pérdida de trabajo, enfer-medad, estafa, decepción amorosa, etc.

Sentimos que la vida no es justa, hasta el punto que renegamos contra Dios. Lo digo por experiencia, ya que en 1995 al no poder trabajar, debido a que me accidenté gravemente cuando me dirigía al entierro de mi padre, perdí todo lo que había logrado hasta ese momento. Doble tragedia de las cuales me costó recuperarme, pero me hicieron crecer y descubrir que el ser que estaba dentro mío era mucho más que el concepto que tenía de mí mismo.

Es paradójico, pero la adversidad y carencia tienen su lado bueno, porque el sufrimiento agudiza los sentidos y despierta la capacidad que tiene el hombre, que en situaciones normales nunca las utilizaría.

Un ejemplo de esto es que la familia más pobre siempre puede reunir dinero para el entierro de uno de sus familiares. ¿Por qué no pueden utilizar esa misma energía, unidad familiar y creatividad para comenzar un negocio, buscar un mejor trabajo, cumplir sus anhelos, etc? La capacidad siempre estuvo presente pero inerte, hasta que pasó algo que la activa.

Todos en un momento de nuestra vida vamos a sufrir un traspié, una perdida, rechazo, humillaciones, alguien va a tomar ventaja de nosotros o va a querer robarnos nuestros sueños, burlándose de ellos. Los problemas son parte de la vida, pero precisamente eso es lo que forja el carácter del ser humano.

La mejor lección de luchar y vencer las dificultades la da la mariposa. Vive gran parte como una oruga presa dentro de un capullo, pero llega el día que ya no aguanta la restricción, siente la necesidad de una vida plena, más interesante y lucha y forcejea con todas sus fuerzas por salir del capullo. Su instinto le dice que hay algo extraordinario afuera, así que sigue forcejeando. Entonces pasa algo maravilloso, después de tanto luchar la mariposa sale fuera del capullo hermosa, con alas y en vez de arrastrarse, remonta el vuelo encima de los árboles, libre, cumpliendo el deseo divino.

Ahora, qué pasaría si cuando está forcejeando por salir, la ayudamos cortando el capullo. La mariposa saldría fácilmente, pero con el cuerpo hinchado, pequeño, las alas arrugadas y pasaría el resto de su vida arrastrándose sin poder volar. La función que cumple el esfuerzo que hace la mariposa, es transmitir fluido de su cuerpo hacia sus alas para hacerlas fuertes y que estén listas para volar en cuanto salga. Dios con su inteligencia infinita lo hizo de esta manera.

Dios es el creador de todas las cosas, todo lo que existe es su expresión incluyendo el ser humano. La expresión de Dios es perfección, por lo tanto deberíamos vivir en perfecta armonía y ser felices. Las dificultades son para hacernos fuertes y adquirir las alas para poder volar, pero es el ser humano el que utiliza su imaginación nega-tivamente, usa las dificultades para ponerse límites y crear miedos infundados que le hacen sufrir, porque en su mente parece que son reales. Cuanta razón tuvo el presidente Franklin D. Roosevelt cuando se dirigió al pueblo Estadounidense y dijo:

“A lo único que hay que tenerle miedo, es al miedo mismo”

El miedo no existe por sí solo, lo creamos nosotros con nuestro pensamiento.

Las dificultades no son otra cosa más que pasos que tenemos que recorrer en nuestro camino al triunfo. Si no hubiera obstáculos nos haríamos inútiles y no lograríamos nada. Sólo podemos adquirir sabiduría e inteligencia cuando se nos presenta un problema y lo resolvemos. Sólo podemos adquirir valor cuando se nos presenta un peligro y lo vencemos.

Como ven realmente tenemos un Dios maravilloso que hace cosas perfectas. Si en estos momentos no tenemos todo lo que necesitamos o anhelamos, pero tenemos fe de que lo vamos a conseguir, mejores cosas estarán en camino. Él ya nos prometió a todos aquellos que sufrimos tiempos difíciles y humillaciones: “Que nos dará el doble de todo y nunca terminara nuestra felicidad. (Isaías 61:7)

No dejen que nada los desanime a lograr sus sueños, los mejores tiempos recién están por llegar. El momento más oscuro de la noche, es cuando esta a punto de amanecer.

Hasta la próxima,

Tony Alcázar