México del Norte

No estaba muertaÉ

Por: Jorge Mújica Murias

Para cuando nuestros lectores se enteren, lo más probable es

que la “nueva Sensenbrenner”, una bola de iniciativas de ley que despedazan la famosa fracasada HR4437, haya sido aprobada en la cámara baja del Congreso de Estados Unidos.

Resulta que la HR4437 no estaba muerta, sino que andaba de parranda, y regresó a casa, medio desaliñada, despeinada y sin maquillaje, pero vivita y coleando.

La primera de las iniciativas es la HR6091-Border Security

Enhancement Act, Ley de Reforzamiento de la Seguridad Fronteriza. Es parte de la vieja Sensenbrenner pero desaliñada. Autoriza a construir 361 millas entre Calexico, California y Douglas, Arizona; 176 entre Laredo y Brownsville, Texas; 51 desde Del Rio hasta Eagle Pass, también en Texas, y luego se cruza la frontera hacia Nuevo México, con 88 millas entre El Paso y Columbus. Finalmente, permite poner un muro de 22 millas desde Tecate hasta San Diego, en Califas.

La segunda iniciativa es la HR4844-Federal Election Integrity Act of 2006, Ley de Integridad Electoral. Esta es medio chistosa, porque obliga a los votantes a presentar un documento de identidad cuando se presenten a las urnas a emitir su voto, cosa obvia para el voto de los mexicanos. Es chistosa por eso y porque los fraudes ahora no se hacen mandando votantes a las urnas, sino electrónicamente, estilo “el algoritmo de Felipe”. Pero fuera de lo chistoso, la ley impedirá poder votar a miles de ciudadanos estadounidenses por falta de una “ID” oficial, además de que la van a usar en nuestra contra, para acusar de fraudulentas a las organizaciones que registran votantes latinos, con el cuento de que andan registrando indocumentados para votar a favor de los demócratas.

Nomás andaba en pedacitos

El tercer pedacito que compone la nueva Sensenbrenner es la

HR6090-Immigration Enforcement Act. Establece que a los inmigrantes que cachen ya no los van a soltar nomás porque sí. Va en contra de los centro y sudamericanos, que desde hace años han tenido chance de quedarse en Estados Unidos aunque los cache la migra, porque no hay programas de “repatriación voluntaria”, como el que Fox firmó con los gringos, y cuando la migra los agarra los deja en libertad “provisional“ hasta que llegue su fecha de audiencia. Obviamente, la mayoría nunca se presenta, así que se quedan de este lado.

Todos los indocumentados arrestados serán procesados y deportados, y si no salen del país serán considerados criminales.

El último cachito es la HR6089-Illegal Immigrant Deterrence Act o Ley de Disuasión de los Inmigrantes Ilegales. Para “disuadirlos”, le otorga poderes a las policías locales y estatales para “detener forasteros peligrosos, para afirmar la autoridad inherente para ejercer la Ley en los estados y las localidades para asistir a la puesta en práctica de leyes de inmigración”. Esa clasificación de “peligroso” puede interpretarse de muchas formas, de acuerdo con cada departamento de policía, hay lugares en donde se considera que ser joven o tener la piel oscura es peligroso.

La intención es acabar con el creciente movimiento de las ciudades como Chicago, donde la policía local tiene prohibido preguntarle sobre el estado migratorio a una persona. Y también extender la policía migratoria a todos los lugares del país.

A final de cuentas, en conjunto, las cuatro iniciativas cubren pedacitos de la HR4437: la nueva Sensenbrenner