Objetor de conciencia contra la guerra está dispuesto a ir a un juicio militar

En Alemania, Agustín Aguayo se negó a ser enviado por segunda ocasión a la guerra en Irak. El médico del Ejército estadounidense se declaró objetor de conciencia, además se entregará a las autoridades de la Base del Ejército en Fort Irwin, cercana a Barstow, California.

“Debo seguir adelante, con mucho apoyo, determinación y resuelto a que estoy haciendo lo correcto”, dijo Aguayo a La Opinión. “Mi conciencia y mi corazón me dicen que es la única opción que tengo. No veo otra solución a esta guerra”.

Aguayo, de 34 años de edad debió haber partido por segunda ocasión a Irak, el pasado 1 de septiembre. No lo hizo y se escapó por una ventana de su hogar, en Schweinfurt (Bavaria), en Alemania.

Una unidad militar llegó por él y escapó a la orden de partida a Irak. Se encuentra en calidad de Ausente sin Licencia (AWOL).

Narró a La Opinión que si bien nunca tuvo que efectuar un solo disparo durante febrero de 2004 al mismo período de 2005, sí observó “atrocidades” cometidas por soldados estadounidenses.

“En una salida por las calles de Tikrit, vi que los niños iraquíes pedían agua y los soldados los escupían y les dieron agua, pero con orines”, contó el médico militar nacido en Guadalajara, Jalisco, México. “En la guerra vi la hostilidad y a los soldados perder el sentido, se hicieron vengativos, no tienen compasión”.

Aguayo, miembro de la División de Infantería de la Armada estadounidense se sumó a la lista de 112 objetores de conciencia a quienes se les ha negado ese derecho, entre ellos a los hispanos Camilo Mejía y Pablo Paredes. Desde 2001, sólo 124 casos han sido aprobados por el alto mando militar estadounidense.

Sin embargo, recordó que fue precisamente durante el entrenamiento militar de nueve semanas en Atlanta, Georgia, cuando comenzó a cuestionarse a sí mismo sobre el concepto de la guerra.

Aguayo representa el primer caso de un soldado residente en Alemania que se niega a ir a Irak. Lo representa el abogado Christian Rieker en la corte militar en Alemania.

En la actualidad, aproximadamente, 67 mil soldados y 80 mil de sus dependientes están estacionados en bases militares de Alemania, punto logístico clave en los esfuerzos militares de Estados Unidos en el Medio Oeste

De acuerdo con Nathan Banks, portavoz del Pentágono para asuntos personales sobre soldados Ausentes sin Permiso a Desertar (AWOL), Aguayo tendrá que confrontar un asunto “serio”.

Los soldados estadounidense pueden ausentarse por 30 días, de acuerdo con las regulaciones de la Armada. Después de ese tiempo, sus nombres son dados de baja de la unidad a la que pertenecían y se les cataloga con el nombre de “desertores”. Quien deserta confronta castigos que incluyen cárcel hasta por cinco años.