Acuerdo con israelíes para controlar frontera

El secretario del Departamento de Seguridad de Estados Unidos, Michael Chertoff, anunció que un consorcio encabezado por una empresa de Chicago, Boeing Company, negoció un contrato multibillonario para instalar sensores de radar a lo largo de la frontera de Estados Unidos con Canadá.

La negociación, que forma la primera parte de un plan gubernamental diseñado para reducir la entrada ilegal por esa frontera, incluye la instalación de cámaras, sensores y aviones autodirigidos.

Cuando se cuestionó a Chertoff sobre la razón por la cual eligieron a Boeing para el proyecto, no quiso comentar. Su silencio está diciendo lo siguiente: en ese equipo se incluye un subcontratista israelí que jugará un papel primordial para “asegurar” la frontera. Hasta la misma prensa israelí realizó ese anuncio.

En este equipo israelí-estadounidense se suman Unysis Corp., DRS Technologies, Inc., L-3 Communications Holdings Inc., Lucent Technologies Inc., Perot Systems Corp. y la empresa Kollsman, propiedad de israelitas, encargada de fabricar las cámaras de termoimagen que se utilizan para monitorizar la frontera israelí.

El trabajo se realizará por fases, la primera parte será un tramo de 28 millas cerca de Tucson, Arizona, según declaró Chertoff, y costará U$67 millones. Además, la propuesta incluye la colocación de 1,800 torres con cámaras desarrolladas por Elbit Systems Ltd, compañía israelí. Las cámaras pueden detectar a la gente a nueve millas de distancia. “Lo que estamos buscando hacer es construir un cerco virtual. Queremos saber cuándo cualquier cosa o persona está cruzando la frontera.”