2008 la elección más importante de todos los tiempos

La gente está realmente animada con esta próxima elección, a media que la fecha se avecina hay más personas decididas a registrarse para votar.

Por primera vez en muchos años los jóvenes están participando activamente en las encuestas, yendo puerta a puerta y ayudando en las sedes de las campañas. Aunque esto ha ocurrido en otras épocas, no había sucedido en la cantidad de participación demostrada en esta elección.

Pero no solo los jóvenes están ansiosos de participar, gente de los orígenes más diversos está haciendole seguimiento a los asuntos, los debates e incluso atendiendo a encuentros y reuniones. Se ha dado lugar a discusiones amigables y otras no tanto sobre la economía, la guerra en Irak, el desempleo y otros temas.

Casi todos tienen una opinión acerca de si se debe o no buscar petróleo aquí, o acerca de la energía nuclear, solar o de como ser independientes en asuntos energéticos.

Es un tiempo excitante, donde la gente habla de ganadores y perdedores.

Sin embargo, la pregunta principal es: ¿Qué pasa después de la elección?

Una vez las sedes políticas de ‘Main Street’ cierren sus puertas, no haya más reuniones y las campañas cesen, qué ocurre con toda la animación y la participación?

Me preocupa que después de ver el gran panorama, nos quedemos abandonados a nuestra suerte en las pequeñas ciudades y pueblos.

Se han dado cuenta que lo mismo ocurre frente a cualquier asunto? La gente se reune, habla y hace planes. Al comienzo dan su tiempo y opiniones libremente, después surge la lucha por el poder, el compromiso decae y una vez alguien es elegido como director, secretario etc, la gente desaparece y espera que las directives hagan el trabajo.

Ojalá esta vez podamos hacer algo diferente. Unos han hecho un gran trabajo de registrar gente, otros han hecho el llamado a que todos voten.

Yo digo que eso es importante pero los cambios no van a darse en esta elección ni en otras, a menos que podamos cambiar en nuestros lugares de residencia la forma en que participamos en nuestras ciudades y pueblos.

Debe darse un cambio en la forma en que se nomina y elige a las personas. Si se lleva tanto dinero hacer una campaña, no podemos estar seguros que los más honorables y aptos van a ser elegidos.

Y para aquellos que dicen: “Yo no participo en política, porque no creo en el proceso”, les digo que si usted es miembro de una comunidad y por lo tanto se beneficia de ella, sería mejor que reconociera su lugar en esa sociedad.

Si como observador mira una pelea en la que alguién esta siendo abusado, puede decir: “espero que no lo maten antes de que venga alguien y haga algo! O, hace usted su parte?

Si no le gusta el estado actual de la nación, está listo para ser parte del cambio? Si no, recuerde, los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, porque los han escogido.