Inicio

elpuenterelojdearena

  • Edición impresa de Octubre 20, 2009.

Techos Verdes

reloj1009bHay verdaderamente muchas razones buenas para construir un jardín de tejado, o un llamado “techo verde” —por el cual diversas capas de tierra y plantas encima de hogares y edificios proporcionan una gama de “servicios” ambientales para el espacio vital debajo, así como para el ecosistema circundante. A diferencia de techos tradicionales, los techos verdes prosperan en (y filtran) la precipitación, disminuyendo la cantidad de escurrimientos contaminados que se desplazan a nuestras vías acuáticas. Y gracias al proceso de fotosíntesis, las plantas crean oxígeno, limpian el aire y absorben bióxido de carbono antes que entre a la atmósfera y añada otro insulto a nuestros problemas de calentamiento climático.

Los techos verdes también proporcionan aislamiento: Todas esas capas de material orgánico ayudan a mantener una estructura caliente en invierno y fresca en el verano, y ayuda a reducir el uso de energía y sus costos. Se sabe que los pájaros migratorios y otra fauna han adoptado los techos verdes, especialmente en áreas urbanas donde las opciones naturales de hábitat son limitadas. Igualmente, los dueños de casa y residentes en edificios tienden a ver sus techos verdes como oasis de paz y tranquilidad en ambientes urbanos que de otro modo serían ruidosos y llenos de concreto.

Según Green Roofs for Healthy Cities [Techos Verdes para Ciudades Sanas], una asociación industrial no lucrativa, los techos verdes gozan de una popularidad cada vez mayor. Los norteamericanos agregaron unos 3,1 millones de pies cuadrados en techos verdes a sus edificios solamente en 2008—un aumento del 35 por ciento desde 2007. Una parte del incremento puede ser atribuida a la comprensión creciente de los beneficios de los techos verdes entre planificadores urbanos, propietarios de edificios y constructores, y propietarios, todos los que han presionado a las autoridades para formular políticas que aligeren los dolores de cabeza relacionados con la zonificación y permitir tales proyectos beneficiosos.

Chicago ahora ostenta unos 535.000 pies cuadrados de techos verdes—el máximo en Norteamérica. Otras ciudades líderes en el movimiento de techos verdes incluyen Washington, DC, la Ciudad de Nueva York, Filadelfia, Baltimore, Montreal, y Vancouver, Columbia Inglesa. Docenas de ciudades más pequeñas también han abrazado la idea de techos verdes. Grand Rapids, Michigan se jacta de unos 75.000 pies cuadrados, y Princeton, Nueva Jersey y Newtown Square, Pensilvania también acogen unos 50.000 pies cuadrados a través de toda la ciudad. Hacer indagaciones en la municipalidad es la mejor manera de ver si su ciudad o pueblo ofrece estímulos para crear un techo verde o “verdear” uno ordinario.

Los interesados en el bricolaje encontrarán un tesoro de información sobre cómo crear e instalar un techo verde en el sitio web Greenroofs.com. La guía buscable del sitio a base de palabras claves ofrece enlaces a muchos fabricantes de juegos que hacen la instalción de su propio techo verde un asunto sencillo, así como instaladores profesionales por toda Norteamérica, además de grupos que laboran en asuntos urbanos ecológicos.

 

 

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces