Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Octubre 5, 2010

Derroche de enegía?

colum100501f3Por Ana Muñoz Álvarez

Luces en nuestras casas, farolas que se iluminan, monumentos y edificios que se engalanan con luz, parques, plazas, calles, escaparates… todo se llena de luz artificial cuando el sol desaparece. Miles de bombillas que se encienden por todo el planeta. Las ciudades producen un halo luminoso que se ve a kilómetros de distancia.

“Con el alumbrado ocurre igual que cuando llegó el agua corriente a los pueblos y el alcalde colocaba una fuente de la que salía agua durante 24 horas como un signo de prosperidad”, explicaba a un prestigioso diario español David Galadí, astrónomo del Observatorio de Almería.

Sin embargo, el exceso de luz artificial trae problemas para el medioambiente, para la salud de las personas y para las economías. Londres derrocha tres millones de dólares al año por emisiones de luz al cielo; y Nueva York, 14 millones. Un uso más racional de alumbrado público ahorraría entre el 25% y el 40% de la factura de la luz de las Administraciones Públicas. Además, ayudaría a evitar la sobre explotación de los recursos.

Al margen del problema del derroche energético que supone la sobre iluminación, hay que resaltar el daño que puede producir a los animales y plantas que viven en la oscuridad. Hay miles de especies nocturnas a los que el exceso de luz está provocando cambios en sus hábitos y comportamiento: desorientación, alteración de los ciclos reproductivos, etc.

Los océanos tampoco están libres de la contaminación lumínica y de sus consecuencias. Por ejemplo, ya se está viendo afectado el proceso de ascenso y descenso del plancton. Y esto modifica toda la alimentación de los animales marinos.

Los expertos también sostienen que la contaminación lumínica está afectando a la calidad de vida de las personas. Debido al exceso de iluminación de nuestras ciudades, miles de personas sufren insomnio, cansancio o nerviosismo. Otra de las consecuencias es que se nos atrofia la capacidad de visión nocturna y que cada vez vemos menos. Nuestros abuelos eran capaces de observar a simple vista objetos tres veces menos brillantes que nosotros. Tanta luz también afecta a la salud de las personas que producimos menos melatonina, hormona ligada a enfermedades como el cáncer. La contaminación lumínica aumenta el riesgo de sufrir cáncer de próstata, de mama o colorectal.

Pero quienes se encuentran terriblemente afectados por la contaminación lumínica son los astrólogos. El exceso de luz que, sobre todo, las ciudades emiten al cielo hace muy difícil el trabajo de estos profesionales y al resto de ciudadanos nos imposibilita disfrutar de la luna y las estrellas. Así, la mayoría de nosotros no alcanzamos a ver la Vía Láctea. El cielo nocturno es un patrimonio cultural fundamental al que tenemos derecho. Observar el cielo, las estrellas, el universo hace que el hombre se encuentre más unido a la Creación.

No se trata de vivir en la oscuridad absoluta, pero sí de cuidar el modo en que iluminamos para que la iluminación de nuestras ciudades, pueblos y carreteras sea más eficiente y eficaz. Usar farolas que no dejen escapar luz hacia el cielo; reemplazar bombillas tradicionales por otras más ecológicas, como las de vapor de sodio; utilizar las potencias adecuadas, y restringir el alumbrado de monumentos y edificios son algunas ideas que reducirían la contaminación lumínica. Porque no siempre es “cuanto más, mejor”.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces