Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Octubre 5, 2010

La Columna Vertebral •  La humedad, el moho y su salud

colum100501f1

Es muy posible que lo haya visto, incluso es posible que lo haya ignorado (aunque esto no es una buena idea), o que piense que es natural, normal y que no debe preocuparse. Si es así, está en un error. El moho puede traer serias complicaciones a su salud, si no se controla eficazmente.

Sí. Es normal. Forma, digamos, parte del universo biológico en el que vivimos e incluso tiene misiones específicas que cumplir. Pero su presencia en los pulmones no es deseable.

Para empezar, el moho, que se encuentra tanto al aire libre como en espacios interiores, es un hongo, un hongo que crece muy bien en condiciones cálidas y húmedas, y que adora los aparatos de aire acondicionado mal atendidos.

La exposición a un ambiente húmedo donde exista moho puede afectar directamente su salud. De acuerdo al temperamento de su sistema inmunológico, que es el encargado de defender la salud de su cuerpo de los ataques exteriores, el moho puede generar desde una simple alergia hasta una congestión seria del pulmón.

Entre las molestias que puede causar la presencia incontrolada de moho, podemos citar congestión nasal, irritación de la garganta, tos, irritación en los ojos y en la piel y, si las partículas del moho están presentes en el aire en grandes cantidades, inhalarlas puede causar reacciones alérgicas, episodios de asma, infecciones y otros problemas respiratorios.

De acuerdo con los Centros para Control de enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) las personas con un sistema inmunológico debilitado o con enfermedades crónicas de los pulmones pueden sufrir infecciones graves de moho en los pulmones cuando están expuestas al mismo.

Bebés, niños, ancianos y personas con enfermedades del sistema inmunológico, mujeres embarazadas y quienes tengan afecciones respiratorias corren mayor riesgo.

Estudios científicos han encontrado “evidencias limitadas” que indican una relación entre la exposición al moho de interiores – apartamentos o casas – y las enfermedades respiratorias en niños que de otro modo se considerarían sanos. Yo no me arriesgaría, prefiero el moho fuera de mis dominios.

Si no está dispuesto a arriesgar su salud dejando sus pulmones, su garganta o su piel expuestos al ataque verdoso del malvado moho, hay muchas cosas que puede hacer.

El moho ama los ventiladores y los sistemas de calefacción y aire acondicionado y, en general, los lugares húmedos, aunque cuando decide reproducirse no discrimina entre la madera, las tejas del techo, la tela, el tapete o los tapices de los muebles.

Así que para controlarlo usted deberá empezar por reparar cuanto antes las goteras del techo, las ventanas y tuberías con niveles excesivos de humedad y limpiar, ventilar y secar todo completamente después de una inundación.

Es recomendable mantener ventilados los baños, la cocina y las áreas de lavado de ropas. Si el moho está creciendo en su hogar, límpielo y solucione el problema de la humedad. El moho se puede eliminar de las superficies duras con productos comerciales, como el cloro, o con agua y jabón. Abra puertas y ventanas, permita la entrada de aire fresco y no deje que el moho se apodere de su hogar.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces