Inicio

elpuentecolumnas

  • Edición impresa de Octubre 4, 2011

Ecoescuela

 El secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, señaló en el discurso de apertura de la 66ª sesión de la Asamblea General, que “entre las cinco oportunidades operacionales para moldear el mundo, la defensa del ambiente es determinante; y solo con la educación, donde las escuelas son el punto de partida, seremos capaces de producir un cambio de actitud masiva para su conservación”. Esta misma inquietud es antecedida por la propuesta realizada en la Agenda 21 en la Cumbre de Río de Janeiro, donde se habla de la necesidad de transformar la escuela tradicional en ecoescuelas, como un instrumento generador de los valores requeridos para afrontar con éxito las nuevas realidades.

Ecoescuela significa repensar nuestra educación primaria y básica. Significa replantearse cuál es la manera más efectiva para profundizar y aprehender valores, conductas y compromisos, como herramientas de vida para enfrentar los retos del milenio. Es darle a las escuelas una plataforma discursiva, reflexiva, dinámica y colectiva que le permitan llevar el pulso del acontecer mundial, donde el tema ambiental es la columna vertebral que entrelaza las preocupaciones continentales.

La realidad mundial exige escuelas con un rol protagónico, que pasen de ser los espacios donde solo se imparte una educación, normalizada por alguna ley, reglamento o programa, muchas veces aisladas y a la buena de Dios, y se transformen en una vanguardia temprana, la base natural de la universalidad del conocimiento integrado, transdisciplinario, formadora de la sociedad del futuro inmediato. Es en las escuelas y no en las universidades donde se definen y moldean las nuevas generaciones.

Los defensores y los contaminadores del futuro, los que pueden garantizar (o no) comunidades dignas y condiciones de vida apropiada están en el presente, sentados en los salones de clase de nuestros planteles educativos. En nuestras manos, en la actitud de involucrarnos y de participar, en el compromiso de las maestras y maestros y en ese instrumento llamado Ecoescuela está la oportunidad de formar a los ciudadanos que aportarán las acciones que determinarán qué tipo de futuro tendremos.

Si algún don en esta vida es valioso, es la capacidad de hacer realidad las ideas, de darle forma a las buenas intenciones y hacerlas tangibles y medibles. En Venezuela, en el Estado Zulia, al Occidente del país, Ecoescuela es una realidad. Quijotesca y valiente en sus inicios, ha sido la experiencia de la ONG Azul Ambientalistas (http://www.azulambientalistas.org/ecoescuelas.html), acompañada del sector privado a través de la Fundación ENNE y de directoras y maestras llenas de fe. Ahora, con una visión regional de civilidad, impulsada desde la Zona Educativa, Ecoescuela entra en el corazón de 1600 escuelas públicas y privadas. 

La historia, desde ya, les tendrá un sitial de honor a estos hombres y mujeres que, con convicción y coraje, aportan sus esfuerzos para un mundo mejor.

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces