Inicio

elpuentenewspaper

  • Edición impresa de Octubre 4, 2011

La Columna Vertebral • Cuidado con lo que come

montero

Virus y bacterias están a la orden del día. Si no los controlamos, podemos sufrir las consecuencias, y las consecuencias pueden llegar a ser mortales. De acuerdo con un reporte de los Centros de Control de Enfermedades que investigaron los brotes epidémicos de enfermedades transmitidas por alimentos, durante el 2008 se reportaron más de mil brotes en todo el país, que ocasionaron más de 23,000 casos de enfermedad, al menos 1,200 hospitalizaciones y 22 muertes.

No siempre se puede identificar la causa directa de un brote, pero las autoridades de salud estatales reportaron grupos específicos de alimentos relacionados con 218 de estos brotes: aves de corral, carne, pescado, frutas y vegetales. Por eso es sano recordar que son muchos los cuidados que debemos tener en casa para evitar que los alimentos que consumimos nos enfermen.

La primera recomendación tiene que ver con la limpieza. Lavar cuidadosamente frutas y verduras para remover la suciedad es indispensable, así como descartar las hojas externas de una lechuga o un repollo. Las bacterias pueden crecer sobre la superficie cortada de una fruta o verdura, así que hay que tener cuidado y no contaminarlas poniéndolas en contacto con residuos de otros alimentos en la cocina o en la tabla de cortar.

Hay que lavarse las manos con agua y jabón por al menos veinte segundos, antes y después de cocinar y de tener contacto con los alimentos y las carnes crudas, después de ir al baño, cambiar un pañal, toser, estornudar o interactuar con animales domésticos.

Utilice toallas de papel para la cocina. Si las prefiere de tela, lávelas frecuentemente con agua caliente. Las bolsas de tela usadas para ir al mercado también deben lavarse o reemplazarse con frecuencia.

Separe las carnes crudas de los demás alimentos en el supermercado, las bolsas y el refrigerador y nunca ponga comida preparada en un plato sin lavarlo previamente.

Cocinar los alimentos apropiadamente es otra de las precauciones que debemos tener en cuenta. Para eliminar el peligro, las carnes deben alcanzar ciertas temperaturas de cocción. Los asados y filetes deben llegar a un mínimo de 145 grados Fahrenheit y todas las carnes de aves de corral a por lo menos 165. Las carnes mal cocinadas pueden representar un alto riesgo para la salud. Recuerde que el color no es un buen indicativo del punto de cocción, utilice un termómetro para revisar la temperatura interna.

Las bacterias pueden crecer rápidamente a temperatura ambiente. Refrigere carnes, huevos y lácteos tan pronto como lleguen a casa del supermercado. Los alimentos preparados, que se consumirán más tarde, también deben refrigerarse.

Nunca descongele los alimentos a temperatura ambiente. Hay tres maneras seguras para descongelar los alimentos: en el refrigerador, en agua fría, y en el microondas. Los alimentos descongelados en agua fría o en el microondas deben ser cocinados inmediatamente.

Por todo esto, recuerde: tomar las precauciones indicadas puede evitarle muchos dolores de cabeza… ¡y de estomago!

 


 

I Inicio I Locales I Internacionales I Nacionales I Columnas I Entretenimiento I Deportes I Clasificados I Publicidad I Escríbanos I Conózcanos I English Section I Advertise I Contact us I Archivo I Enlaces I

 

El Puente, LLC. ©

Locales
Internacionales
Nacionales
Columnas
Entretenimiento
Deportes
Clasificados
Conózcanos
Escríbanos
Publicidad
English Section
Advertise
Contact us
Archivo
Enlaces
Inicio Locales Internacionales Nacionales Columnas Entretenimiento Deportes Clasificados Conózcanos Escríbanos Publicidad English Section Advertise Contact us Archivo Enlaces